Centésima historia, Versión de Mao

La historia del fin de una amistad: Primera parte (Versión de Mao), centésima historia.

La primera vez que Mao conoció a Nadezha fue cuando entró en el colegio. Iban a estar en la misma clase, pero no se dio cuenta de su existencia, hasta que ella se presentó ante los demás. Era algo que el tutor les mandaba hacer a los alumnos. Aquel pelo blanco le atraía la atención, que no era el único, y se preguntaba porque tenía el cabello de ese color si no era una anciana. Por lo demás, no le producía ningún interés, así que era solo una simple conocida.

En los primeros días, los demás niños le miraban raro por ser un asiático, pero tal vez, gracias a su personalidad, los infantes le aceptaron y poco a poco se volvió popular. Eso me dijeron antiguas compañeras de clases de Mao, ya que éste me negó que hubiera sido tal cosa.

De todos modos, cada uno iba por su cuenta y nunca se dirigían la palabra. Entonces, en un día de Octubre, Nadezha, quién vivía felizmente el día a día, sufrió una tragedia. El coche de sus padres explotó delante de sus ojos con ellos dentro.

Según lo que me contaba, eso le destrozó la vida a Nadezha y se puso muy deprimida. Aunque venía a clases, se la pasaba viendo las musarañas, con una tristeza que le molestaba a Mao. Y no solo eso, no deseaba hablar con nadie y no quería que le hablasen. Se pasaba el patio en silencio, mientras escondía la cabeza entre sus piernas.

Los profesores no supieron qué hacer para animarla y los niños, aunque tuvieran pena de ella, ni lo intentaban. Y Mao cada vez se sentía menos tranquilo con cada día que pasaba. Me explicó que se decía una y otra vez que la dejara en paz, pero no podría soportar que una compañera de clase estuviese así, le ponía malo.

En un recreo, mientras jugaban a la pelota con unas chicas que ni conocía, Mao se quedó mirando a Nadezha, quién se había sentado en un banco, mientras se abrazaba las piernas con la típica depresión que tenía desde hace días. Sentía un sentimiento muy horrible, mientras la observaba. A continuación, le dieron sin querer un balonazo en toda la cara.

— ¿Estás bien, Mao? — Gritaron las niñas de pura preocupación, mientras se le acercaban. Le pedían perdón, pero Mao, a pesar del dolor, no le importó eso. Es más, les señaló a Nadezha y les soltó esto:

— Aquella chica me molesta…— Esas niñas se quedaron algo confundidas, preguntándose qué quería decir con eso.

— ¿Hablas de ella? Está así porque perdió a sus papás. — Eso le dijo una de esas chicas, mientras observaban a la persona que Mao estaba señalando.

— Eso lo sé. — Les respondió Mao.

No soportaba que esa chica estuviese en ese estado y necesitaba animarla de alguna forma. No entendía la razón, pero si no lo hacía su conciencia no estaba tranquila. Las demás chicas se miraron entre ellas, para luego decirle esto: — No te preocupes por ella, ya se pondrá contenta. Tenemos que seguir jugando. —

Mao no les dijo nada, solo se dirigió hacia ella. Las niñas les preguntaba, sorprendidas, esto: — ¿Adónde vas? —

— Voy a hacer algo. Ahora vuelto. — Les contestó Mao y al estar delante de Nadezha, le preguntó esto:

— ¿Vas a estar así todo el día? — Eso le dijo.

— Déjame tranquila. — Y esto le contestó Nadezha, con un tono muy desagradable.

— No puedo, haces que el recreo se vuelva triste y es molesto. — Entonces, Mao le replicó con estas palabras, para dejarle claro que no iba a irse, así por así.

— ¿Y qué quieres que haga? — A Nadezha ya se le notaba molesta.

— Tus papás deben estar triste, al verte. Yo, si fuera tu mamá, no me gustaría que estés así por mí. — Mao lo decía pensando en su difunta madre, que murió cuando éste nació. Su padre le había contado que sus últimas palabras eran que no se pusiera mal por ser ella quién se moría la primera.

— Ellos están muertos. — Eso le soltó Nadezha con una voz rabiosa.

Entonces, Mao decidió sentarse a su lado y soltar una frase que su padre siempre le decía, de buena manera: — Por eso, no pongas tristes a los muertos. Haz el favor de vivir por ellos, te lo agradecerán. —

A continuación, Nadezha se quedó callada por unos segundos, mientras miraba al cielo. Y en un minuto, toda esa tristeza se transformaba en una tranquilizadora y tímida sonrisa. Aliviado al verla así, se sintió muy feliz de contemplar eso. Luego, la chica del cabello blanco se dirigió hacia él y le dijo esto:

— Tienes razón, sería una vergüenza hacer que los muertos estén triste. —

Y así comenzó la amistad entre Nadezha y Mao que, con el paso de los años, se volverían “las mejores amigas”, un dúo inseparable que se volvió casi famoso entre sus compañeros. Siempre estaban juntos en las clases, siempre jugaban e iban de compras por las tardes, siempre se decían cursilerías y cariños la una a la otra. No había una amistad igual en toda la ciudad.

Y con el paso de los años, Mao se estaba enamorando de aquella chica poquito a poco y no se dio cuenta de tal cosa hasta un buen día, mientras cursaba en el último año de primaria.

Era en un día de mayo, uno muy soleado, aunque Mao me dijo que la noche anterior había llovido. Estaba durmiendo tranquilamente entre su futón, cuando una voz ronca le gritó esto: — ¡Oye dormilona, despierta de una vez que ya es de día! —

Era de su padre, quién había entrado en su habitación para despertarlo.

— ¡Solo déjame cinco minutos más! — Mao protestó y su anciano padre dio un pisotón muy fuerte contra el suelo, mientras le soltaba esto:

— ¡Ni hablar, ya son las siete de la mañana y tenemos que hacer el desayuno! —

Por aquel tiempo, su padre le dio por enseñarle el arte de la cocina a Mao, quién no tenía muchas ganas, pero eran sus órdenes y tenía que cumplirlo. Por eso, se levantó del futón, mientras daba grandes bostezos. Adormilado, se fue al cuarto de baño, después de coger el uniforme.

— ¿Ya has terminado de bañarte y lavarte los dientes? — Eso le preguntó su padre, quién estaba viendo la tele, cuando lo vio salir de ahí.

— Sí, viejo. — Le respondió.

— Bien, entonces, dile las buenos días a tu madre. — Y al escuchar aquellas palabras, se dirigió hacia un pequeño altar que tenían en el salón, dedicado a su madre.

Como mencioné antes, su madre murió, tras dar a luz a Mao. El hecho fue bastante irónico, porque ella era dos décadas más joven que su padre, quién quedó afectado profundamente, ya que la amaba muchísimo. Su historia de amor, según mi Ojou-sama mencionó brevemente, parecía de película.

Al sentarse de rodillas delante del altar, mientras cerraba los ojos y rezaba por ella, no dejaba de pensar en una cosa: En su último deseo. Al abrirlo, decidió preguntarle a su padre una cosa que le llevaba tiempo rondado por la cabeza:

— Por cierto, ¿ella quería una niña, no? — Eso le preguntó.

Ese era su último deseo, según su padre. Ella, y también él, deseaban tener una chica.

— Sí, eso era lo que más deseaba. Ya estaba harta de parir chicos. Y se cumplió, porque ella te tuvo a ti. —

Pero había una mentira en esa frase, porque Mao, a pesar de vestir lindos kimonos y vestidos, de ser “legalmente” hembra ante los ojos de las instituciones, de ser tratado como tal y ser conocido por los demás de esa forma; no era una chica.

— Pero yo soy un hombre. — Eso le dijo Mao con voz tenue, mientras miraba al suelo algo molesto.

No entendía, por qué tenía que pasar por chica. Él se sentía un hombre y ya se estaba cansando de actuar como una niña.

— Para mis ojos, no. Tú eres una chica y punto. — Y su anciano padre le escuchó y le soltó aquello con voz de enfado.

Mao, resignado y molesto, se calló, porque no quería enfadar a su padre y éste, quién estaba en el suelo, se levantó y le dijo que fuera a la cocina, a practicar con el desayuno.

Tras salir de su casa, se dirigió hacia al lugar en dónde se reunía con Nadezha cada día antes de ir al colegio, un pequeño parque. Y allí se la encontró, esperándolo mientras estaba en un columpio. Entonces, al ver que ella no se dio cuenta de su presencia, quería sorprenderla.

Y solo se le ocurrió esto: Salir corriendo hacia ella para dar unas volteretas delante de sus ojos mientras le decía los buenos días.

Y lo intentó. Primero, se preparó para salir mientras ponía una posición de salida. Luego, salió disparado mientras le gritaba a Nadezha, quién se sorprendió tanto que se cayó del columpio. Y cuando Mao saltó para hacer la voltereta, solo se cayó de bruces contra el suelo. Eso le fue muy doloroso.

Y, entonces, mientras Mao se tapaba la cara del dolor, Nadezha, quién se pudo levantar, se acercó hacia él y le daba la mano para ayudarle:

— Otra vez haciéndote la payasa. No tienes remedio. — Le decía con una sonrisa en la cara. Mao cogió la mano y se levantó.

— Pensaba que me iba a salir. — Eso le dijo, riendo avergonzado. Tras ver el resultado, se dijo a sí mismo que era un idiota.

Rápidamente recuperó la compostura y repitió otra vez estas palabras:

— Por cierto, ¡buenos días! — Mientras intentaba imitar a la presentación de una chica mágica de una serie que vio hace tiempo. Eso le hizo gracia a Nadezha.

Por aquel entonces, según Mao, era una persona mucho más activo que ahora. Casi siempre tenía energías y no podría dejar de mover, y le gustaba siempre tonterías, para hacer reír a Nadezha o para molestarla un poco. Me sorprendió mucho eso, porque yo nunca me imaginaría a él haciendo esas cosas.

— Eso ya lo has dicho. — Le replicó su amiga.

— Oh, es cierto. — A continuación se giró, observando hacia el resto del camino que les llevaba al colegio. — Bueno, ¿vamos hacia allá? —

Tras decir eso, Nadezha, dijo esto antes de dar un suspiro: — No hay más remedio. —

Se le notaba que no tenía ganas de ir al colegio, o eso me dijo Mao. Él también me contó que él tampoco, eso era todos los días.

Y mientras caminaban juntos hacia la escuela, charlaban tranquilamente como hacían siempre. Mao le decía alguna que otra broma que Nadezha, la cual a veces se reía, y otras se lo creía. Y ella le mencionaba los sueños que había tenido, o le hablaba sobre ir algún sitio por la tarde.

Aquella escena cotidiana a veces, cuando el silencio aparecía, hacia que Mao empezará a darse cuenta de que con Nadezha le pasaba algo raro que no le ocurría con nadie más. De eso se dio cuenta hace algún tiempo.

Se preguntaba qué le pasaba con él últimamente. No dejaba de pensar en Nadezha, de necesitar hablar o estar con ella cuando no podrían estar juntas, incluso sentía un poco de miedo al pensar si estuviese interesado en algún chico. No entendía aquellos sentimientos que estaba teniendo.

Y cuando vio que solo se estaba amargando de forma inútil, él intentó quitarse esos pensamientos de su cabeza y le dio de repente un gran abrazo a Nadezha:

— ¡Te quiero mucho, muchísimo! — Eso le gritaba a Nadezha.

— Yo también, mujer. — Le decía a Mao. — ¡¿Pero no es demasiado temprano para darme un abrazo!? —

— Nunca es temprano para darte abrazos. — Le gritó Mao, antes de darse cuenta de que todo el mundo les estaba mirando.

— ¡Maldita sea, qué vergüenza! — Se puso muy rojo, mientras soltaba a veloz a Nadezha y se tapaba la cara.

— No tienes remedio, de verdad. — Le soltó Nadezha, después de reír un poco mientras veía a Mao corriendo hacia al colegio, muerto de vergüenza. Ella decidió hacer lo mismo, correr hasta llegar a su clase.

Y al entrar los dos en su clase, se encontraron con una sorpresa bastante desagradable. Una chica estaba ahí estaba ahí, dándole patadas a todas las mesas y sillas que veía. Era obvio que estaba enfadada, porque no dejaba de gritar insultos sin parar.

Ninguno quería estar allí, es más, deseaban alejarse de ahí lo más rápido posible sin que aquella persona se diese cuenta de que estaban ahí.

— ¡¿Pero ya se van!? ¡Ni siquiera ha empezado la clase! — Pero ya era demasiado tarde. Porque ella supo que habían llegado y se dirigió hacia a Mao y Nadezha, mientras se estaba preparando para golpearlos.

— ¿Y tú has venido muy temprano, eh? — Le soltó Mao con mucho desprecio.

— Yo pensaba que ya te habían expulsado para siempre. — Y añadió Nadezha, con mucho desagrado hacia aquella chica.

Ella se puso a reír frenéticamente, para luego gritarles esto: —  Estos putos tienen mucho aguante, la verdad. Yo estoy cansada de apalear tontos y que no hagan nada. — Lo dijo con mucha ira, antes de patear a otra silla.

Aquella chica, según Mao, era la persona más odiosa y desagradable que había conocido en toda su vida. Se llamaba Marie Luise Lafayette. Yo nunca la conocí, ya que llevaba tiempo desaparecida en las montañas cuando conocí a mi Ojou-sama. Aún así, ha sido mencionada muchas veces, y ninguna vez era para hablar bien de ella. Y me dicen que he tenido mucha suerte por no haberla conocido.

Y se había vuelto frecuente que Lafayette siempre intentaba hacerles daño a Mao y a Nadezha, quienes se volvieron sus peores enemigos en aquellos tiempos. Por esa razón, se acercaba hacia ellos para darles una paliza y lo sabían muy bien.

— Si tanto quieres irte, ¿por qué no te vas? — Eso le soltaba Mao, mientras se ponía en posición de combate.

— ¡Eso, eso! — Y añadió esto Nadezha, gritando, mientras hacía lo mismo.

Ya estaban preparados para golpear a Lafayette, a quién miraban con mucha rabia y rencor.

— Hay un pesado que me impide hacerlo. Y, ahora mismo estoy enfadada por su culpa. ¡Y vosotras vais a pagar el pato, subnormales de mierda! —

Gritó Lafayatte, antes de lanzarse hacia ellas, mientras levantaba la mano para darles un puñetazo.

Y así inició una pelea que acabó con la derrota de aquella chica de color negro, quién no parecía aprender que siempre estaba en desventaja al luchar contra dos personas a la vez.

Aunque, más bien, había que estaba siendo derrotada en vez de haber perdido el combate, ya que el profesor y unos cuantos alumnos tuvieron que detenerlas, al ver lo que estaban haciendo en la clase.

Tras eso, acabaron esperando delante de la puerta del despacho del director, ellos dos solos, porque Lafayette se había quitado del medio. Estaban muy aliviados por ese hecho, ya que no soportaban la presencia de aquella chica, aunque les molestaba acabar ahí de nuevo por su culpa.

— ¿Por qué siempre acabamos así? — Eso soltaba Mao bastante molesto, mientras no dejaba de patalear el suelo sin parar. Quería levantarse de la silla y irse de allí, pero si hacía eso solo empeoraría las cosas. Lo peor es que no podría estar tranquilo ni estando sentado.

— Si no fuera por esa niñita abusona no estaríamos aquí, ¿cuándo la van a echar? ¡El colegio no tiene paz desde que está! — Y estas palabras fueron la respuesta que dio Nadezha, quién estaba más relajada, aunque bastante molesta y cabreada con Lafayette, a quién no paraba de maldecir.

Mao, al ver la cara de Nadezha, le soltó esto con la intención de que se olvidara de Lafayette por unos momentos. Le molestaba que ella estuviera con ese cabreo, por culpa de aquella estúpida, y quería ponerla contenta.

— Olvidémonos de ella, por ahora. — Nadezha le dio la razón y le dijo que eso era lo mejor. A continuación, se quedaron en silencio por unos cuantos segundos, hasta que Mao se cansó.

— Por cierto, ¿esta tarde podemos ir al centro comercial? Necesito comprar nueva ropa. — Le preguntó a Nadezha.

— ¿Esta tarde? — Eso le soltó ella algo sorprendida, como si se hubiera acordado de algo importante.

— Pues sí. — Aunque Mao ignoró eso y luego, Nadezha se quedó callada por unos segundos, para luego soltarle esto:

— De hecho, necesito decirte algo…— Al oír esas palabras, a Mao le entró algo de miedo.

— ¿El qué? — Le preguntó, ante de tragar saliva.

— Hoy estaré con mi tía, así que no podré salir contigo. — Eso le soltó Nadezha con miedo de que le sentara eso mal, ya que era la primera vez que no iban a estar juntos en una tarde.

Aunque, por una parte, fue un alivio para Mao, ya que no parecía nada malo o grave; por otra, se puso un poco triste, porque esta tarde no iban a estar juntos.

— ¿En serio? — Y eso soltó con una cara molesta.

— ¡No pongas esa cara, solo será un día, nada más! — Nadezha lo notó y Mao, para no hacer que se sintiera culpable, intentó disimularlo.

— ¿¡Pero qué dices!? ¡No me pasa nada malo ni nada parecido! — Se lo soltaba muy nervioso, mientras movía las manos de un lado para otro, y la cabeza también, para negarlo.

— Se te nota en la cara. — Aunque Nadezha no se lo tragó.

— ¡De todos modos, como dices, solo es un día, nada más! — Concluyó Mao, intentando convencerla de que a él no le pasaba nada con estar una sola tarde sin ella.

Al final, después de terminar las clases y volver a casa, estaba bastante desanimado, pensando en lo aburrido y solo que iba a estar sin Nadezha, mientras daba vueltas por su habitación.

— ¡¿Cuánto tiempo falta para mañana!? — Soltaba cada cinco minutos, mientras miraba el reloj fijamente, esperando que las horas pasaran volando mágicamente; pero solo conseguía frustrarse.

Harto de esperar las horas, decidió pensar en otras cosas. Por ejemplo, en pasar el rato con otras chicas, ya que era popular en el colegio, más de una podría aceptar su sugerencia. Pero no quería hacer eso, porque lo que deseaba era estar con Nadezha. Se sentía un traidor si iría con otras niñas que no fuera ella.

También pensó en pensar en un buen rato con su padre, pero desechó rápidamente la idea. O en dormir, pero no tenía sueño. O ver la televisión, pero no tenía ganas. Lo único que quería era estar con Nadezha, no podría dejar de pensar en ella.

— ¿Pero, qué me pasa? ¡Nadezha esto, Nadezha lo otro! — Gritaba Mao, al final, mientras se ponía las manos en la cabeza. — ¡Es solo una amiga, solo eso…! —

Entonces, se quedó callado por varios segundos. Al pronunciar aquellas palabras, se dio cuenta de que Nadezha se había vuelto algo más que una amiga. Estuvo un buen rato intentando negar que eso fuera verdad, pero al final tuvo que asimilarlo.

— ¡Me he enamorado de Nadezha! — Eso soltó con los ojos bien abiertos.

FIN DE LA PRIMERA PARTE

Estándar
Centésima historia, Versión de Mao

La historia del fin de una amistad: Prólogo de Malan (Versión de Mao), centésima historia.

Nadezha Vissariónovich Dzhugashvili, una chica caucásica de orígenes rusos, tan blanca como la nieve, algo que nos lo muestra su pálida piel así como su pelo albino, recogido por una diadema que muestra su enorme frente y que le llega a la altura de los hombros. A punto de cumplir los dieciséis años, es alguien con unas ideas políticas e ideológicas muy particulares, las cuales no mencionaremos aquí; y bastante ruda, pero de buen corazón. Alguien que no se queda sentada cuando otra persona cometa, a su juicio, una injusticia.

Mao Shaoqui, un chico asiático que se hace pasar por una chica, que siempre llevan ropajes de origen japonés, aunque es descendiente de chinos. De cabello rubio natural, bastante largo para hacerse una coleta, se pasa viviendo el día a día con tranquilidad, mientras ve la televisión. Aunque no la puede disfrutar mucho, porque siempre tiene que ayudar a sus amigas, a las que trata como si fueran sus hermanas, aún cuando no tenga ganas de involucrarse en el asunto.

Estas dos personas han tenido una relación muy extraña. Se odian, cuando se encuentran cara a cara solo se dedican a pelearse, pero aún así algunas veces se hacen favores y se han ayudado entre ellos. Se podría decir que tienen una relación de amor-odio. En fin, detrás de su presunta rivalidad se esconde algo más. Hace largo tiempo, fueron grandes amigos de la infancia, se consideraron los mejores. Esta historia es sobre los acontecimientos que hicieron romper aquella gran amistad, contado por mí, Martha Malan, que tengo el placer de ser la narradora.

Ahora bien, antes de contarla, hay una introducción, de cómo Nadezha decidió abrir las heridas del pasado que Mao, mi Ojou-sama, había ocultado con mucho ahínco, en busca de la verdad. Sin esta situación, no podría haber sabido lo que les ocurrió cuando eran niños.

Fue en el último día del año, cuando mi Ojou-sama recibió una llamada suya mientras quedaba una hora para anochecer.

— ¿Quién es? — Eso preguntó Mao al coger el teléfono, después de haber sido llamado por Clementina.

— Quiero hablar contigo sobre algo muy importante…— Supo, al oír aquellas palabras, que era Nadezha.

— Pero saluda antes de soltarme eso, por favor. — Eso le replicó bastante molesto, preguntándose qué quería ella.

— Lo siento mucho. — Esas palabras no lo esperó Mao.

— Eso no es normal en ti. — Soltó esto, algo sorprendido.

— De todos modos, necesito hablar contigo sobre un asunto muy importante. —

Mao no sabía de qué asunto quería tratar ella, pero le estaba dando escalofríos, porque parecía más seria de lo normal.

— ¿Y si me niego? Tampoco tengo muchas ganas de salir con este frío. —Pero no dudó en oponerse contra sus palabras.

— Iré a por ti, no importa en dónde te encuentres. — Le respondió Nadezha, con una amenaza que le dejó boquiabierto.

— ¿Qué quieres? Me estás asustando. — Se estaba preguntando qué le estaba pasando.

— Tienes asuntos pendientes conmigo, necesito saber la verdad. — Le gritó Nadezha y Mao ya supo de que estaban hablando. Era algo relacionado con su pasado y que no quería volver a recordar.

— No quiero hablar sobre eso…— Le dijo, poniendo una mueca de molestia. No quería hablar sobre el pasado, solo deseaba olvidarlo.

— Me importa una mierda tu opinión. Solo necesito que me digas toda la verdad, de una vez por todas. — Mao no evitó expulsar un quejido, con ganas de colgar el teléfono. Pero se dio cuenta de que le sería imposible escapar de ella. Después de todo, la conocía y sabía que si la ignoraba, iría a su casa a arruinar la Nochevieja.

— Eres bastante testadura. ¡Iré, pero solo para callarte! — Mao le gritó esto, a continuación. Nadezha le dijo el lugar en dónde tenían que reunirse y éste cortó la llamada de una forma muy brusca. Estaba enfadado.

Esto me lo contó con todo lujo de detalles después, no pude observar la conversación, ya que estaba en el cuarto de baño, a diferencia de las demás chicas, que le espiaron desde el salón para saber qué era aquella llamada que le estaba enfureciendo. Aún así, pude escuchar sus gritos y darme cuenta de que algo no iba bien. Al salir yo del aseo, vi que le estaban preguntando quién le llamó, pero Mao les respondía con esto:

— Ha sido un niño molesto que intentaba burlase de mí. — Intentaba mantener un tono tranquilo, pero se le notaba enfadado.

A continuación, se dirigió hacía a mí: — ¿Quieres que te acompañé a tu casa? Ya has perdido mucho tiempo y ahora es casi de noche. — Yo le respondí que sí, extrañada. No era normal que Mao se ofreciera a llevar a alguien a su casa en un día helador.

Tras salir, me di cuenta de que Mao estaba raro, desde que le llamaron, iba con una cara que mezclaba preocupación, enfado e incluso miedo. Esa era mi impresión al ver su rostro mientras caminábamos, eso confirmaba que había algo raro.

— ¿Por cierto, esa llamada de quién era? — Le pregunté esto a Mao.

— ¿Lo dije, no? — Miró para otro lado, esquivando mis ojos, como si se diera cuenta de que rostro era fácil de adivinar.

— Si fuera algún niño que se dedique a gastar bromas con el teléfono, tú cortarías la llamada de inmediato, o eso creo. Pero hay algo raro. —

Yo le miré fijamente con mucha seriedad y él movía los ojos de un lado para otro, como buscando alguna vía de escape. Al ver que no podría librarse, se atrevió a mirarme y nos quedamos así por unos cuantos segundos. Entonces, él dio un suspiro y soltó esto:

— No puedo mentir con esa cara que pones. — Eso me decía, mientras ponía una pequeña sonrisa. Me quedé callada y algo roja, preguntándome qué cara había puesto.

— En realidad, esa fue Nadezha. — A continuación, empezó a explicarlo. — Ella quiere hablar de algo muy importante conmigo. —

— ¿Ha pasado algo? — Eso le pregunté muy preocupada, parecía que el asunto era de extrema gravedad para que Nadezha se atreviera a llamarle.

— La verdad es que ella quiere hablar sobre cosas del pasado, algo que ocurrió entre nosotras hace años. Eso creo. — Me respondió, mientras miraba al cielo con nostalgia y tristeza.

Se quedó callado, incapaz de decir algo más. Yo me quedé muy pensativa, porque, si se trataba de hablar de cosas del pasado, creo que lo estaban exagerando. Entonces, recordé que Josefina me dijo hace tiempo una cosa, sobre de que ellas eran buenas amigas y que, por alguna razón, eso se volvió odio. Entonces, replanteé mi impresión y pensé que ese tema que quería tratar Nadezha era muy doloroso y podría decirse que es una especie de tabú. Debió de ser algo lo bastante grave para que Mao se sintiera tan incómodo y molesto. Y yo no pude ocultar mi curiosidad, quería saberlo.

— ¿Antes erais amigas, no? — Entonces, le pregunté esto.

— ¿Cómo sabes eso? — Se sorprendió un poco. — Bueno, no importa. — Luego, añadió con desgaña.

Yo le iba a explicar que Josefina me lo dijo, pero él siguió hablando: — Sí, nosotras éramos las mejores amigas, o eso nos creíamos. Al final, se tuvo que destruir de la peor manera. Es algo demasiado doloroso y que debería haber sido olvidado. — Y con esto dicho, se calló con una mueca de molestia. Tal vez intentando olvidar todo lo que había sufrido.

Yo deseaba saber lo qué les pasó, pero entendía que Mao no me lo diría, tal vez porque era demasiado privado y persona para que me lo contara. Por esa razón, no dije nada y seguimos caminando hacia mi casa.

— ¿Y qué harás? — Y tras al llegar al barrio en dónde estaba viviendo, le pregunté. Se detuvo y tras estar en silencio, me respondió.

— Pues tengo que ir a un parque, me está esperando allí. Cuando llegamos a tu casa, iré para allá. — En su cara se veía que no lo deseaba por nada del mundo, que la última cosa que haría sería ir ahí.

Yo dejé de andar. Parecía que miraba adelante, pero estaba absorta en mis pensamientos. Mao, con los hombros caídos, tardó en darse cuenta y, al mirar hacia atrás, iba a preguntarme por qué me había parado. Entonces, me adelanté: — ¿Puedo acompañarte? —

 

Mao se quedó callado, tal vez algo molesto al ver que yo me quería unir, pero incapaz de rechazar mi propuesta así como así. Yo sabía que, fuera lo que fuera aquel acontecimiento, él estaba muy avergonzado y arrepentido por lo ocurrido. No deseaba recordarlo ni menos que los demás lo supieran. Yo debía respetar esos deseos y ni atreverme a formular tal pregunta, pero no podría estar tranquila, me era imposible al ver el estado de ánimo que mostraba, sentía como si se iba a desmoronar de un momento para otro.

— Es algo privado entre nosotros, no creo que ella quiera que venga alguien más… En verdad, tampoco me gustaría llevarte…—

Al pasar unos cuantos segundos, soltó esta respuesta con toda su sinceridad, aunque entrecortado y con un tono que mostraba todo su desánimo. Su cara mostraba un evidente malestar y un dolor profundo. Aquello solo provocó que sintiera que no podría dejarle solo. Continué:

— P-pero siento que debería acompañarte. Tal vez, necesitas alguien para consolarte y para dar ánimos, o algo así. —

No se me ocurrió ningún otro argumento, en mi cabeza no encontraba ninguna buena argumentación para poderle convencer. Fue de golpe, era como si mi cerebro se quedará en blanco. Me avergoncé al momento, sorprendida de que hubiera soltado algo tan pobre. Es algo que raramente me pasa. Supongo que se debía porque mi lógica me decía que eran un asunto suyo y que no debería interferir, porque él no lo deseaba y debí respetarlo. Mis sentimientos, por el contrario, dictaban otra cosa, y ellos estaban hablando por mí.

Él volvió a callarse. Yo también, mientras esperaba impacientemente su respuesta. Pensaba que me diría que no, eso era lo lógico. Por otra parte, no quería recibir aquella respuesta negativa. Yo quería estar a su lado para poder serle de ayuda cuando se enfrentaría a aquello, porque se veía que él no podría solo.

—  Haz lo que quieras. De todos modos, no quiero esconderlo, solo olvidarlo. —

Al final, más o menos, me dijo que sí. Me sentí bastante feliz, por un lado bastante sorprendida por la respuesta, porque la lógica me dictaba que se iba a rehusar.

— ¿De verdad? — Aún así, solté esto sin pensarlo, como si no estaba ya confirmado. Mao se dio la vuelta y empezó a caminar hacia una dirección contraria a la de mi casa. Entonces, añadió:

—  Si quieres hacerlo, pues bien, pero no te vayas a arrepentir. —

Con paso ligero, le alcancé y le empecé a seguir, directos hacia al parque en dónde se encontraba Nadezha.

Sorprendentemente el lugar elegido era un parque que estaba cerca de mi colegio. Y ahí estaba Nadezha, de brazos cruzados, en el centro de aquel lugar, bajo la luz de una farola. Ya era de noche.

—  Al parecer, has traído a Malan. —  Eso nos dijo al vernos, mirándonos con pura determinación.

— ¿Y qué, pasa algo? — Le replicó Mao. Nadezha solo se quedó callada unos segundos, antes de soltar esto:

— No te recriminaré, mi Vladimir me está acompañando. —  A su lado, estaba su novio. Al parecer, él y yo íbamos a ser los invitados.

—  Entiendo. —  Añadió con sequedad Mao.

— ¿Sabes por qué estoy aquí, no? —  Los dos empezaron a mirarse el uno al otro, con una hostilidad que parecía cortar el aire.

—  Desgraciadamente, sí. —

—  Quiero saber lo que te pasó para decidir traicionarme y romper nuestra amistad. — Nadezha apretaba los puños, mientras  lo decía. — No, ¡debo saber las razones! —

— ¿Y por qué lo quieres saber? ¡Eso es más que agua pasada! — Esto le gritó Mao, poniendo una cara de pura malestar. Se notaba que quería cortar la conversación.

—  Llevó preguntándomelo desde aquel día las verdaderas razones para que tú hubieses hecho todo eso, ¡no podré estar tranquila hasta que me digas toda la verdad! — Nadezha le gritó mucho más fuerte. Su mirada daba mucho miedo, parecía que deseaba ir contra Mao de un momento para otro.

— ¿Y qué vas a conseguir con eso? Es un esfuerzo inútil y estúpido. No tienes sentido. —  Le replicó Mao, mientras se cruzaba los brazos y miraba para al otro lado lleno de incomodidad.

— ¿Y entonces por qué los escondes de mí? ¿¡Qué razón hay!? — Nadezha gritó como una leona.

—  No hay ninguna, nada de nada. ¡Y si lo tuviera, no te lo diría! — Pero Mao no se dejaba intimidar. Entonces, por unos segundos, hubo un silencio, helador, era la calma antes de la tempestad.

Nosotros, yo y Vladimir, al presentir el feo ambiente que había entre ellos dos nos alejamos rápidamente, porque sabíamos que iban a dar una pelea. No sé de él, pero yo sentía que era imposible detenerlos, era inevitable, como si fuera una fuerza de la naturaleza. Se miraban con un odio inmenso, dando la impresión de que deseaban exterminar a la otra persona.

— ¡Ya veo!… — Entonces, Nadezha gritaba esto. — ¡Entonces, lo haré a la fuerza! — Mientras ponía una posición de combate.

— ¡Mira qué eres testadura! — Mao hizo lo mismo. — ¡Te voy a mandar al hospital! —

Y con esto dicho, la batalla comenzó. Mao se lanzó hacia Nadezha, y ésta también. Los dos alzaron los brazos para darse un puñetazo mutuo en todo el rostro. Cuando iban a darse el golpe, la osa rusa esquivó el puño que iba a dirigir contra la cara de su adversario y le dio en toda la cara a mi Ojou-sama. Yo grité su nombre, pero incapaz de acercarme a esas fieras.

— ¡Mierda, mierda! —  Gritaba Mao, mientras se levanta, tras dar unas vueltas por el suelo después de ser golpeado.

Nadezha esperó a que se levantara para ir hacia él y cuando le iba a golpear, Mao lo esquivó y la hizo caer, mediante una patada hacia sus rodillas.

La osa rusa no perdió ni un segundo, y mientras caía, usó las piernas para darle en el pecho de mi Ojou-sama, pero éste la esquivó y se alejó de ella. Nadezha se levantó rápidamente y cargó contra Mao.

Vladimir estaba boquiabierto, deseoso de detenerlos. Estaba lleno de preocupación por su novia, pero era incapaz de entrometerse, al igual que yo.

— ¡Te haré confesar, aunque sea a golpes! — Eso le decía encolerizada Nadezha, mientras corría hacia Mao.

— ¡Ni lo sueñes! — Le replicó Mao, también encolerizado, mientras esperaba al golpe de Nadezha.

Las miradas que se mostraban el uno al otro eran propias de psicópatas deseosos de sangre. No paraban de gritar. Estaban fueras de sí mismos y aquella violencia que demostraban nos hacían pensar que esto iba a acabar peor de lo que nos podríamos imaginar.

— ¿Qué podemos hacer, qué podemos hacer? — Eso decía yo en voz baja, mientras observaba la pelea.

Mao pudo detener con sus brazos el puñetazo de la osa rusa y ésta se echó para atrás, para evitar recibir una patada de mi Ojou-Sama. Nadezha, a continuación, intentó hacer lo mismo.

Mao lo detuvo, bloqueándolo con una de sus piernas y se echó para atrás, pero no le dio tiempo para esquivar un puñetazo que iba hacia su cara. Tuvo que protegerse con sus brazos del golpe y le dio una patada a la osa rusa que la hizo tirar al suelo. El ruido que provocó fue muy fuerte, por un momento creí que se le rompió algún hueso.

Mao, en vez de ir a por ella, se quedó mirándola, con ganas de llorar.

— ¿Por qué, por qué, haces esto? — Le gritaba esto, con todas sus fuerzas.

— Yo solo…yo solo…—  Y Nadezha intentaba decir esto, mientras se levantaba.

— ¡Deja de remover la mierda de una vez! — Mao le dio un puñetazo que hizo volar a Nadezha. — ¡Idiota, idiota, eres un gran idiota! —

Pero se Nadezha pudo levantarse y fue a por él, mientras le gritaba: — ¡El idiota eres tú! — Y con esto, iba a lanzar un puñetazo hacia su estómago. — Solo quiero saber lo que ocurrió. —

— Olvida eso de una vez. — Le gritó Mao, mientras se protegía el cuerpo del golpe que iba a recibir. Entonces, Nadezha le dio una patada en unas piernas y lo hizo caer al suelo.

— Solo quiero confirma lo que alguien me dijo. Quiero saberlo de tus palabras. —  Intentó darle una patada, pero Mao lo esquivó, rodando por el suelo, alejándose de Nadezha. Luego de levantarse, las dos se quedaron mirándose. Sus caras mostraban rabia y dolor, no solo por los golpes que se habían lanzado, sino también por las viejas heridas del pasado que se estaban abriendo.

— ¿Por qué decidiste alejarte de mí, por qué destruiste aquella amistad, rompiendo nuestros lazos, por qué…? — Entonces, Nadezha empezó a hablar, gritándole desesperadamente. Deseaba llorar, pero intentaba aguantarse.

— No digas nada, absolutamente nada. Déjalo de una vez. — Mao la intentaba interrumpir, lanzándose hacia ella y tirándola al suelo de un puñetazo.

Pero Nadezha siguió hablando, sin levantarse de aquel suelo nevado: — ¿Es por qué estabas enamorado de mí? —

Eso me dejó muy sorprendida, más bien, conmocionada. Casi iba a soltar un grito por aquella revelación y mi mente intentó interpretarlo de otra forma, como si era incapaz de creer eso, o lo intentaba negar. No sé cómo se lo tomó Vladimir, pero Mao no lo negó, solo tapó sus orejas.

— ¡Cállate! —  Y le gritaba con mucha virulencia. No quería escucharlo.

—  Sabías que yo te veía solo como una amiga, y creías que te odiaría si descubriese de que eres un chico, de que estuviste engañando todo ese tiempo. — Pero Nadezha siguió hablando.

— ¡Cállate! — Mao le gritaba desesperadamente esto mientras le cogía del cuello a Nadezha tan veloz como un rayo. Entonces, la osa rusa le lanzó un puñetazo que lo hizo volar.

— No solo eso, me ocultaste que tu familiar era un terrorista, el mismo que ideó y acabó con mis padres. — Pero no se detenía.

— ¡Qué te calles, por favor! — Y Mao se ponía cada vez más histérico, lanzando gritos cada vez más fuertes, mientras se levantaba. Intentaba ocultar su rostro con las manos, más bien, sus ojos. Era doloroso verlo así, era la primera vez que lo veía de una forma tan lamentable.

—  Pensaste que lo mejor era cortar de raíz. De que nuestra amistad estaba acabada de antemano, ¿es eso verdad? — Y Nadezha terminó sus palabras, después de levantarse poco a poco del suelo.

Mao no le contestó, él seguía con la cara tapada. Estaba gimoteando y sollozando. Era bien obvio que no se ocultaba el rostro por dolor, sino para que no le viéramos llorar, a pesar de que era inevitable ocultar las lágrimas que caían de su rostro.

Nadezha se le quedó mirando. Había desaparecido de su rostro aquella rabia y se había transformado en consternación. Ver a Mao llorar fue lo único que consiguió detenerla. Entonces dijo estas palabras sin pensar, incapaz de salir de ese asombro: — ¿Estás llorando? —

— ¿Y a ti que te parece? ¿Es esto lo que querías? Pues lo has conseguido, bravo por ti. Gracias por haber removido el cajón de mierda. — Le gritaba Mao con rabia, mientras dejaba de ocultar aquella cara llorona, parecida a la de un niño al que le partieron el corazón.

Aquel rostro también me afectó a mí. Nunca le había visto así y no me gustó nada, sentí en mi pecho una enorme aflicción. Debe ser lo mismo para Nadezha que se quedó callada y quieta, con un gesto de consternación y culpabilidad. Se notaba en el rostro que no quería haber llegado a estos extremos.

Entonces, Mao salió corriendo, mientras la insultaba. Yo le perseguí, antes de darme cuenta de que Nadezha decidió mirar al suelo, con los ojos llorosos.

Corrió sin parar, hasta llegar al parque que estaba cerca de su casa.  Se sentó en un banco, antes de quitarle la nieve que tenía encima. Cuando llegué, lo vi mirando al suelo cabizbajo.

— Perdón por dar este espectáculo tan lamentable. — Eso me dijo, cuando se dio cuenta de mi presencia, sin mirarme siquiera. No se atrevía.

— No pasa nada. Ahora sé lo doloroso que puede ser para ti este asunto. — Eso le dije, mientras me sentaba junto a él.

No sabía si indagar más, callarme o animarle de alguna manera. La verdad es que no tenía ni idea de cómo poder aliviarle aquel dolor, por mucho que lo pensaba, por mucha psicología que había leído, no podría.

En verdad, quería preguntarle muchas cosas, deseaba conocer esa parte de su pasado, pero yo no quería echarle más sal a la herida. Profundizar en el asunto en aquellos momentos sería algo contraproducente. Pero Mao, para mi sorpresa, me soltó esto, respondiendo a algunas de las preguntas que tenía formulando en mi mente:

— Cometí estupideces y más estupideces. Metí la pata hasta al fondo. Eso es todo y no quiero recordarlo. —

Hubo un silencio que duró unos segundos, hasta que yo le solté la siguiente cuestión:

— ¿Es verdad todo lo que dijo? — Estaba recordando todo lo que le dijo a Nadezha. Aún no podría asimilar lo que dijo. Me costaba creer que Mao estuviera enamorado de ella. Mi cerebro sufría un cortocircuito con solo pensarlo.

Entonces, me tapé la boca, recordando que Mao no deseaba recordarlo. Sentí la pata y tuve que añadir esto: — No era mi intención hacerte recordar esa mala época. —

— Pero deseas saber lo que pasó, ¿no? — Entonces, Mao me soltó esto.

— No puedo mentir sobre esto, la verdad. — Le dije. Mao volvió a estar callado. Se quedó mirando al suelo muy pensativo, antes de seguir hablando:

— Tal vez, me pueda servir de algo contarte la verdad. Tal vez, así me consuelo o algo parecido. — Dio un suspiro, mientras se limpiaba las lágrimas, antes de añadir esto: — Pero, antes te tengo que decir algo que puede trastornarte…— Sabía lo que iba a decirme.

— Si eso es lo que quieres, adelante, pero, antes…— Entonces, yo, hice algo que le sorprendió, se quedó boquiabierto. Le di un abrazo. Creo que era lo que necesitaba en ese momento. Además, quería darle mi apoyo de alguna manera y notar la calidez de su cuerpo. Fue incapaz de reaccionar y pude estar aferrada a él durante largo tiempo. Entonces, tras un pequeño intervalo de tiempo, decidí romper el silencio con estas palabras:

— Si te refieres a que eres hombre, lo sé. Así que no te preocupes…—

A Mao casi le faltaba dar un grito de sorpresa, en su rostro había un gesto de conmoción, con ganas de preguntarme cómo yo lo sabía.

Pero, al final, soltó una carcajada y concluyó: — A ti no se te puede engañar, ¿eh? —

Y después de aquel comentario, me contó aquella historia que, a continuación, empezaré a narrar.

FIN DEL PRÓLOGO

Estándar
Centésima historia, Versión de Nadezha

La historia del fin de una amistad: Última parte (Versión de Nadezha), centésima historia.

Después de eso, Nadezha faltó los pocos días que quedaban antes de las vacaciones de invierno. Al llegar éstas, las pasó junto con su tío, viajando por toda Shelijonia con la intención de visitar a otros familiares. Eso le ayudó a olvidar todo el asunto de Mao, solo por un corto tiempo. Al ver que tenía que volver al colegio, se le quitaron todas las ganas de vivir, no quería ver a aquella persona que fue su “mejor amiga” y que ahora le odiaba. Con solo recordar su rostro se ponía muy furiosa y triste.

Al empezar las clases, decidió que lo mejor era evitar en todo lo posible la presencia de Mao. No quería ni verlo y maldecía en todo momento el hecho de asistir la misma clase que él. Aún no se había recuperado de lo que pasó aquel día y le dolía mucho cada vez que lo recordaba, creciendo así aquel odio que desarrolló contra aquella persona que fue su “mejor amiga”.

Cada vez que entraba en clase y veía a Mao, sentado en su sitio, sentía ganas de volver a casa y faltar todos los demás, pero se aguantaba y solo se iba a su sitio sin mirarle, al igual que él lo hacía con ella. Lafayette apenas se pasaba por su clase, solo alguna que otra vez para pelearse con algunos de los dos, quitándose el otro del medio cuando lo veía. El resto del tiempo lo pasaba fuera del instituto, molestando a otras personas.

De todas formas, gracias a que Lafayette ya no actuaba como si fuera una amiga de Mao, la gente empezó a acercarse a él y en poco tiempo se volvió bastante popular con todo el mundo, tanto chicas como chicos, algo que le molestaba mucho a Nadezha, preguntándose qué tenía de bueno aquella persona para que se le acercarán. No lo pensaba por envidia, ya que ella también era popular.

Aún así, a pesar de que intentaba olvidarse de Mao y de su amistad, ya sea yendo con otras chicas a ir de compras o comer por ahí, estar ocupada o ayudando a su tío; estaba obsesionada, en cierta forma, por saber cuáles eran los motivos que produjeron que su “mejor amiga” empezara a odiarla, ¿fue su culpa o era otra cosa? No podría estar tranquila hasta descubrir aquella pregunta que no dejaba de hacerse.

Pero, por otra parte, ya hacía tiempo que se había alejado de él y no quería ni verle, a pesar de querer saber la verdad. Solo deseaba eso y ya está. Y así pasaron los días, sin prisas pero sin pausa, hasta que casualmente en la mañana de un catorce de febrero se volvieron a encontrar cara a cara.

Aquel día, empezó como cualquier otro, con Nadezha, siendo despertada por el infernal ruido del despertador:

— ¡Maldito reloj, deja de sonar, por el amor de Dios! — Eso decía en voz baja, bastante molesta, mientras buscaba con la mano aquel despertador para callarlo. Tras unos minutos soportando aquel sonido, llegó hasta él y lo apagó.

— Nadezhda levántate, que es hora de irse al instituto. — Alguien pegó en la puerta, diciéndole esto. Era su tío, y ésta le replicó que ya iba, mientras luchaba por levantarse de la cama y abrir los ojos.

Le costó mucho, pero al final pudo levantarse, ducharse y vestirse lo más rápido posible. Tras eso, bajó al comedor, para comer lo que le preparó su tío:

— Buenos días. — Le saludó al verla, mientras ponía el desayuno en la mesa y se quitaba el delantal que llevaba puesto.

— Buenas,…— Le decía, somnolienta. — ¡Qué pocas ganas de verdad tengo de ir! — Mientras se sentaba en la silla y empezaba a comer.

— No protestes, que trabajar es mucho más horrible que estudiar. Yo desearía estar en tu lugar. — Le replicó su tío, mientras se sentaba para empezar a comer el desayuno.

— ¡Lo que quieras, tío! — Soltó Nadezha, antes de dar un pequeño bostezo y seguir comiendo.

Por unos cuantos segundos, hubo un silencio entre los dos que se rompió cuando su tío le volvió a hablar: — Por cierto, ¿cómo te va en la escuela o instituto? —

Le molestó que le mencionara eso. A pesar de que en el instituto no lo estaba pasando mal, tampoco le gustaba estar allí, porque no podría a soportar la presencia de alguien que estaba en su misma clase.

De todas formas, cómo nunca le contó lo que le pasó con Mao, pues le mintió diciendo esto:

— Pues, bien, cómo siempre…— Lo soltó con mucho desánimo y luego, sin quererlo, su tío echó más leña al fuego, preguntándole sobre la persona que ella no desea ni escuchar ni su simple nombre.

— ¿Y cómo está tu amiga Mao? — Tras pronunciar esas palabras, Nadezha se quedó mirando cabizbaja, con ojos de rabia y en silencio. Así estuvo por varios segundos.

— ¿Te pasa algo?- Su tío, al verla así, le preguntó preocupado.

— Nada de nada. — Le respondía Nadezha, antes de seguir comiendo, intentando ignorar el tema.

Y el silencio volvió al comedor por unos pocos segundos. Esta vez era uno tan incómodo que su tío tuvo que volver a hablar para romper el hielo:

— Sabes, últimamente me he dado cuenta de que apenas conservamos y pues es un poco triste. No sé si es porque estás creciendo, pero me siento un poco alejado. —

Eso le soltó su tío con algo de tristeza, aunque al final de la frase soltó unas cuantas carcajadas. Nadezha, al oír eso, se dio cuenta de eso de que ella últimamente no hablaba mucho con la única familia que tenía:

— No digas tonterías, yo creo que hablamos mucho. — Intentó poner un tono gracioso. — Pero si quieres me pondré a hablar todo el día, las veinticuatros horas. —

— ¡No exageres! — Y eso le replicó su tío, antes de echarse a reír.

— No te preocupes, si te aburres un poco, te daré conversación. — Le dijo a continuación, mientras mentalmente le pedía perdón a su tío por alejarse de él. Después de todo, él la acogió como si fuera su hija, tras la muerte de su hermano, del padre de Nadezha. Ella estaba muy agradecida con él y se sintió mal por mantenerse un poco alejada de su familiar por culpa de la tristeza que le producía el asunto de Mao.

A pesar de eso, creyendo que era agua pasada, no quería contarle todo lo que le pasó los últimos meses, aunque deseaba poder ser más sincera con él en el futuro.

A continuación, tras terminar de comer, se despidió de su tío y se fue directa hacia a su instituto. Entonces, por alguna razón que no pudo comprender, ella sintió unas ganas inmensas de visitar un sitio antes de volver a las clases.

— Hace algún tiempo que no visito aquel lugar…— Eso se decía, mientras se dirigía hacia allí, preguntándose si valía la pena hacerlo. Pero estaba algo nostálgica y deseaba recordar cosas que ya le parecían de otro tiempo. Iba hacia al parque en dónde siempre se encontraba con Mao, el punto de reunión que tenían cuando iban al colegio. Aunque había malos recuerdos en aquel sitio, tenía muchas ganas de volver al ver.

Tardó un poco en llegar y después se dirigió hacia un banco para sentarse, sin importarle mucho que era demasiado tarde y las clases iban a comenzar. Entonces, oyó las pisadas apresuradas de alguien. Giró la cabeza hacia la persona que entró en el parque y casi tuvo un shock, al ver quién era. Era incapaz de reaccionar, solo le estaba mirando con una cara de espanto, la misma que estaba poniendo Mao. Quería gritar una y otra vez por qué tuvo que encontrase con aquella persona, en aquel mismo momento. Eso era mil peor que estar en la misma clase cada día.

Luego vino un silencio muy incómodo entre ellos dos, durante bastante tiempo, y Nadezha, empezó a recordar tanto los buenos como los malos recuerdos con Mao para, finalmente, terminando con lo que ocurrió en las últimos meses. Al pensar en eso, solo la enfurecía, porque no entendía lo que había pasado realmente ente ellos. Solo sabía que Mao dejó de ser su “mejor amiga” y empezó a odiarla de alguna manera, llegando a hacerse pasar por “aliada” de Lafayette para que ella se alejara de él.

Sabía que ya no podrían atrás, a volver a ser amigos; y que el Mao que ella conocía ya había dejado de serlo hace mucho tiempo, pero a pesar de eso necesitaba entender sus razones, por las cuales él rompió su amistad y le empezó a odiar. Solo quería eso, nada más.

Por eso, se llenó de valor y pensó seriamente en lo que le iba a decir a Mao, durante varios segundos, hasta que finalmente pudo hacerlo:

— ¿Por qué…? — Al principio, lo soltó en voz baja. — ¿Por qué?- Pero luego, lo gritó con todas sus fuerzas. — ¿Por qué ha ocurrido esto? ¡Explícame! —

Mao dio un paso para atrás y luego le soltó esto de una forma que enfureció, más de lo que estaba, a Nadezha:

— ¡No te tengo que explicar nada, Nadezha! —

Intentó controlar su ira, mientras se acercaba poco a poco hacia Mao y añadía esto:

— Me da igual, necesito saberlo, ¿cuál ha sido la razón por el cual me estás odiando, te he hecho algo malo, hiciste algo malo? — Entonces, al estar delante de Mao, casi le iba a un violento puñetazo, pero se aguantó y solo le cogió del cuello, mientras terminaba la frase: — ¡Solo te exijo eso y nada más! —

— Es algo que no te interesa, así que déjame tranquilo…— A continuación, Mao, con una extraña expresión de indiferencia, le soltó aquellas palabras, mientras apartaba las manos de Nadezha que le estaban cogiendo del cuello, con una hostilidad que solo consiguió que ella explotará.

Porque, luego de eso, ella le dio un fuerte y doloroso contra la cara de Mao que lo hizo volar y caer al suelo de la peor forma posible. A continuación, con toda su ira, le soltó estas palabras:

— Si no me lo dices, ¡te lo sacaré a la fuerza, te golpearé, una y otra vez, hasta que lo saque! —

Entonces, Mao, después de ponerse en pie con mucho esfuerzo, dijo en voz baja: — Pues, entonces…—

— ¡¿Y ahora qué, Mao!? — Le gritó Nadezha, quién ya estaba fuera de sí y sin darse cuenta de que Mao también lo estaba e iba a ir contra ella.

— Ya, ya me has enfadado. — Porque él se lanzó contra ella. — ¡Te haré morder el polvo, si eso es lo que quieres. — E intentó golpearla en el estomago.

Pero, Nadezha, pudo reaccionar a tiempo, y se protegió, cubriendo el estomago con los brazos. Aunque aquel golpe le dolió muchísimo.

Después de recibir aquel golpe y, al ver que su contrincante intentó darle otro puñetazo, ella saltó hacia atrás, para luego acercarse a toda velocidad hacia él y darle una buena patada. Le salió mal, porque Mao le paró con sus propias manos, y la tiró al suelo de forma violenta, haciéndole mucho daño.

Mao, tras hacerle eso, se quedó inmóvil, sin hacer nada, y Nadezha intentó darle otro puñetazo hacia la cara, mientras se levantaba del suelo como un rayo. Pero se detuvo a pocos centímetros de su rostro.

No sabía el por qué, pero ella en aquel momento no podría golpear a la cara de Mao, a pesar de que se estaban golpeando la una al otro. Nadezha se preguntó una y otra vez por qué no se atrevía a hacer tal cosa. Tal vez, fuera porque en lo más fondo de su corazón aún quería a aquella amiga o se sentía mal por aprovecharse de su aparente distracción. Sea lo que fuera, decidió bajar el brazo y se alejó unos pocos pasos, bastante aturdida, mientras le observaba.

Luego, se quedó cabizbaja y tras unos segundos de silencio, empezó a preguntándose por qué había llegado a este punto, en cómo terminaron peleándose de esta manera. Habían vivido buenos y malos recuerdos, pero ellos dos siempre estaban juntos, se habían jurado una amistad eterna. Recordaba aquel momento como si fuera ayer.

Fue en un día de verano, tras acabar el primer curso de la primaria. Ella y Mao, paseaban tranquilamente por las calles, mientras veían como el sol desaparecía del horizonte. Nadezha, no dejaba de mirarle una y otra vez, pensando en una cosa que desde hacia tiempo, deseaba decirle:

— Por cierto…— Tras llenarse de valentía, le soltó eso, aunque lo dijo en voz baja.

— Ah, ¿qué pasa? — Aún así, Mao la escuchó y la preguntó, mientras la observaba.

— Nada, nada. — Eso le respondió bastante nerviosa y roja. Se maldijo por decir aquella respuesta, porque no era lo que realmente deseaba decir, aunque fue como acto reflejo.

A continuación, se llenó otra vez de valentía y añadió esto: — Bueno, la verdad es que yo…—Entonces, le cogió de la manos y le soltó esto con una sonrisa: — Muchas gracias. —

— ¡Eh, ¿eh?! — Mao fue sorprendido por aquellas palabras repentinas. —¿Por qué dices eso, tan de repente, si no he hecho nada? — Se puso tan nervioso como Nadezha, mientras se preguntaba qué estaba hablando ella.

— Sí, lo hiciste. Gracias a ti, deje de estar triste por la muerte de mis papas y quisiste ser mi amiga. — Y finalmente, sin la vergüenza que tenía antes, le soltó aquellas palabras a Mao, quién se puso más nervioso de lo que estaba.

— ¡No fue para nada! — Eso dijo, antes de reírse nerviosamente.

— Jamás pensé que encontraría alguien como tú…— Y añadió Nadezha con una radiante sonrisa, que dejo a Mao boquiabierto, quién empezó a reírse como loco.

— ¡Oye, oye, me estoy poniendo roja con eso, para ya! — A pesar de su nerviosismo, estaba feliz por los halagos que le estaba diciendo Nadezha.

— Eres mi mejor amiga, ¿sabes? — Le dijo, finalmente, Nadezha.

— Por supuesto que sí, y lo seré para siempre. — Y con esto terminó la conversación Mao, con una sonrisa igual de radiante que la de Nadezha.

Al recordar eso y comparándolo con su situación de ahora, le entraron muchas ganas de llorar, de gritar y de desear volver atrás en el tiempo. También le volvió la rabia que tenía en ella, mientras apretaba fuertemente el puño, porque sintió que aquellas palabras fueron más que una fea y horrible mentira. A continuación, le soltó esto a Mao, con un gran grito:

— ¡Solo quiero que me lo digas! — Eso dijo, antes de empezar a llorar, mientras se decía una y otra vez que toda su bonita amistad fue más que una farsa. Esto era lo que deseaba gritar, pero, por cualquier razón le soltó otra cosa a Mao.

— ¡Jamás, jamás, te lo diré! — Y Mao le dijo esto con una voz baja, aunque no lo suficiente para que Nadezha no lo escuchará. Se acercó con una cara de alguien que parecía que iba a hundirse de un momento para otro, pero que aún así intentaba mantener la compostura. Se acercaba poquito a poco, mientras levantaba el brazo con unas intenciones nada buenas.

— ¡¿Eres idiota o qué?! — Pero Nadezha se dio cuenta y se acercó a él para darle un puñetazo ella primera.

— ¡La idiota eres tú, y solo tú! — Pero él detuvo el puño con una mano. — ¡No hay nadie más idiota que tú! —Mientras intentaba golpear a Nadezha con la otra.

— Deja de soltar estupideces, estupideces. — Pero ésta lo detuvo, también, con el brazo que tenía libre.

Se miraron fijamente, mientras intentaban empujar los brazos del contrario para librarse, durante varios segundos.

Y entonces Nadezha vio cómo salían lágrimas de Mao, con una cara desolada, antes de gritar esto:

— ¡¿Cómo pude hacerme amiga de alguien cómo tú!? —

Nadezha se dejó empujar por Mao y cayó al suelo, destrozada totalmente por aquellas palabras, no sabía si por producto de aquella cara que puso Mao o por aquellas palabras. Pero no le dio tiempo a pensar en eso, porque su ira volvió a crecer de nuevo, ya que ella no podría creer que le soltara aquella frase, lo sintió como si fuera una apuñalada por la espalda para ella. Se enfadó tanto que se levantó de suelo y le dio un buen golpe en el pecho que lo hizo volar.

— ¡Maldita desgraciada…! — Eso le gritó, fuera de sí. — Lo mismo digo, ¡¿por qué me hice de amiga de alguien como tú!? — Llorando sin parar, mientras sentía que había vivido una completa mentira. — De una chica, que de la noche a la mañana, decide romper nuestra amistad y mandarme a la mierda de esta manera, sin saber lo que ha ocurrido para que hemos llegado a esto. —

— ¿¡Y qué pasa!? ¡¿Por qué tengo que contártelo, hay alguna regla especial o qué!? ¡Porque me apetecía y ya está! — Y Mao le gritó esto, mientras se volvía a levantar e iba a golpear con los dos puños.

A Nadezha eso le pareció una excusa lamentable y se lo dijo, mientras esquivaba los golpes que intentaba darle Mao con sus puños:

— ¡Eso es una mentira, una estúpida mentira! ¡Sé que hay algo, porque tú no harías tal cosa, solo por un capricho! — Se detuvo por un momento, para saltar hacia atrás. — En realidad, nadie. —

Y luego corrió hacia Mao, mientras éste le gritaba esto, mientras se tapaba los oídos: — ¡Cállate, cállate de una vez! —

— Entonces, ¡dime la verdad! — Y mientras le decía esto, le dio una patada a Mao tan fuerte que lo tiró en el suelo y lo dejó ahí.

— ¡Jamás! — Y éste se quedó en el suelo. — ¡Olvídate de todo esto, de una maldita vez! — Llorando sin parar, mientras le gritaba a Nadezha. —Desiste de una puta vez, ¡¿qué vas a conseguir con toda esta estupidez!? ¡Déjame en paz y olvídate de mí, por favor! —

Entonces, Nadezha se dio cuenta de que ya habían llegado demasiado lejos y ninguno de los dos había ganado, no habían no había conseguido nada, solo habían luchado inútilmente y con toda violencia. Por eso, decidió terminar esto e irse. Pero antes de eso, le dijo esto, llena aún con la rabia que había sentido:

— ¡Pues, muy bien, que te jodan, Mao! ¡Tú para mi estás muerta! — Y con esto dicho, salió corriendo como nunca lo hizo, mientras se alejaba de Mao.

No se dirigió hacia la escuela, porque no tenía ni ganas de estar allí, así que decidió pasearse sin parar por toda la cuidad, en un intento desesperado por librarse de aquellos sentimientos que estaba teniendo. Más bien, corrió por todos lados, durante horas, sin darse cuenta por dónde iba; y cuando se cansó, llegó a un parque que apenas conocía, en ese lugar en dónde nos íbamos a encontrar.

Este fue el final definitivo, o más bien, un epílogo; de su amistad con Mao y dio paso al principio de otra cosa, porque ese día yo encontré al amor de mi vida: Nadezha.

Gracias a mí, ella se olvido de gran parte de lo que sufrió con Mao. Y a de todo y del hecho de ya odiaban, ellos volvieron a hablarse, pero con mucha hostilidad y violencia, al poco tiempo. Empezaron a insultarse, a molestarse, a fastidiarse, a golpearse mutuamente, volviéndose rivales o archi enemigos. Su enfrentamiento y su rivalidad se volvieron famosos y casi legendario en el instituto. Nadie pensaría que en otros tiempos aquellas dos personas se habían querido como hermanos, en una verdadera y sincera amistad.

FIN

Estándar
Centésima historia, Versión de Nadezha

La historia del fin de una amistad: Cuarta parte (Versión de Nadezha), centésima historia.

Pasaron varios días desde entonces, y le costó mucho poder asimilarlo, pero seguía sintiendo que todo era demasiado extraño. Mao tenía que tener una buena razón para decirle que era aliado de Lafayette y que iba a volverse enemigo de Nadezha. Algo que ella no podría entender, por mucho que pensase.

Necesitaba hablar con Mao de nuevo e intentar arreglar la situación, pero éste siempre la esquivaba, evitando todo contacto con ella, y eso a pesar de que ellos dos iban a la misma clase. Y por alguna razón, Lafayette, que, por desgracia, acabó en el mismo instituto que ellos, también evitaba acercarse a Nadezha.

De todas formas, a pesar del dolor que le producía no poder solucionar lo de Mao, ya entablaba conversación con otras chicas e incluso salía con ellas por las tardes, aunque no sentía lo mismo que cuando estaba con él.

Y había otra cosa que le preocupada, y es que es decían que Mao se había vuelvo el compinche de Lafayette y le ayudaba en sus malvados planes. Pero todos los que fueron abusado por ella, le confirmaban que eso era mentira, que era algo que solo aquella chica mencionaba una y otra vez. Éste nunca estaba a su lado ni nunca se metía con nadie, a pesar de que no negaba los rumores sobre él y dejaba que le dieran mala fama.

Y cuando se dio cuenta, ya habían pasado meses desde aquello. Solo dejó que el tiempo pasase, mientras no encontraba una respuesta para poder solucionar su situación con Mao. Ella estaba tan desesperada que hasta preguntó a sus padres qué podría hacer, mientras visitaba sus tumbas, en el aniversario de sus muertes:

— Sabéis, papá y mamá. Me he peleado con mi amiga, o algo parecido. Ella me dijo en el verano que no quería ser mi amiga y, al empezar el instituto, me soltó que íbamos a ser enemigas. —

Eso les decía, mientras terminaba de poner las nuevas plantas de sus padres y empezara a llorar desconsoladamente, incapaz de poder aguantar las ganas de llorar que tenía desde hacía rato.

— Sé que algo le ha pasado, pero no sé el qué. Ni siquiera si he sido yo la que ha causado el problema o otra persona. Y no sé qué hacer, me siento muy desesperada. —

Se sentía sola y atrapaba en un callejón sin salida. Sin entender nada, se negaba una y otra vez a aceptar el hecho de que Mao hubiera roto su querida amistad con ella. Es más, le necesitaba, sentía que nadie podría ocupar el hueco que dejó él.

Y cuando se dio cuenta de que tenía que hacer algo de una vez, ya había llegado Diciembre y las vacaciones de invierno estaban a punto de comenzar.

— ¿Qué he hecho durante todo este tiempo? — Eso se preguntó un buen día de invierno, mientras metía las cosas en su mochila. Estaba a punto de tocar la campana y ella se quedó mirando al suelo, pensativa, después de observar a lo lejos como Mao se iba a casa. Ella estaba reflexionando sobre su papel en lo ocurrido, sobre todo lo que hizo durante varios meses. Solo estaba consiguiendo que estuviera enfadada consigo mismo, porque se sentía mal por no hacer nada. Mao era una persona muy importante para ella, no podría dejar que su amistad terminará de esta forma.

Por eso, intentó forzar a su cerebro para tener una idea, aunque fuera la más estúpida, para que su amistad con Mao volviera, pero, por mucho que ella lo pensaba, no tenía nada. Y se dio cuenta del porqué: No sabía lo que había ocurrido y nadie se lo explicó. Entonces, lo primero que tenía que hacer era que alguien le dijera la verdad y creyó que la única persona que podría darle información era la que menos deseaba volver a hablar: Lafayette.

Por eso se levantó, salió de su clase y les preguntó a los pocos alumnos que quedaban en la escuela si habían visto a Lafayette. Nadie sabía de su paradero y le decían que lo mejor era no saberlo. Tras ponerse su abrigo, salió del edificio y pensó en buscarla por las calles, por si la encontraba de casualidad, mientras observaba como los copos de nieve caían poquito a poco sobre la superficie ya nevada.

A continuación, miró por las calles que rodeaban al instituto, corriendo de un lado para otro, mirando por todas partes.

Luego, a Nadezha se le pasó por la cabeza que tal vez podría estar en aquel parque en dónde ella y Mao se reunían antes de ir al colegio. No sabía por qué, pero tenía la sensación de que podría estar allí, porque era un parque solitario, muy bien escondido y lo usaría para abusar de alguien.

Y ahí se dirigió corriendo como loca y, al llegar a los pies del parque, se dio cuenta de que había un montón de gritos allí dentro. Algunos los reconocía a la perfección.

En vez de aparecer en escena, decidió, muy a su pesar, esconderse primero entre los arbustos y comprobar lo que estaba pasando. Vio una escena que le sobrecogió.

Vio a Lafayette sentada sobre la espalda de una niña que desconocía, mientras le cogía el brazo y se preparaba para hacer que no parecía nada bueno.

— ¡No, eso no, por el amor de Dios! ¡Te lo pido, no me hagas más daño, no te he hecho nada! — Eso le gritaba aquella niña, mientras lloraba sin parar e intentaba librarse de las garras de Lafayette.

Entonces, vio algo que le sobrecogió: Mao estaba al lado de Lafayette. Por un momento, Nadezha, horrorizada, pensó en lo imposible, que él se había vuelto de verdad su compinche y le ayudaba a hacer daño a los demás.

— Solo me está entrando más ganas de romperlo. — Pero entonces, cuando Lafayette decía estas palabras, Lafayette sufrió un puñetazo que la volar y dar vueltas por el suelo. Mao, después de observar la escena como una estatua, le dio un buen puñetazo. Nadezha no evito lograr un gesto de alivio.

— ¡¿Pero, qué haces!? —Le gritó Lafayette, encolerizada, mientras se levantaba y limpiaba su boca de sangre.

— ¡¿Qué hago!? ¡Eso es todo lo que me dices, solo eso! ¡Si es bien fácil, darte una paliza! — Le respondió con igual cólera hacia Lafayette.

— ¡¿Y nuestra alianza!? — Le preguntó esto a continuación, y Mao le respondió con esto:

— Ya me da igual. Es más, me arrepiento de haberme unirme a un monstruo. —

Oír aquellas palabras, hicieron muy feliz a Nadezha, porque sabía que Mao no sería alguien tan rastrero de ayudar a Lafayette en sus maldades. Pensó en salir y ayudarle, pero, por alguna razón, no se atrevía a salir de su escondijo.

Intentó seguir la pelea, pero una cosa la distrajo. Vio como aquella chica que estaba siendo abusada por Lafayette, sin decir nada, se levantó y se acercó a los columpios para coger algo que estaba ahí. Era una mochila. Sin mediar palabra, le quitó la nieve que tenía y salió corriendo, totalmente aterrada.

Eso le molestó, porque deseaba que le dijera a Mao las gracias por salvarla, pero comprendía por qué esa chica huyó tan pronto como tuvo oportunidad, más ocupada en salvar su pellejo que agradecerle a su salvador. Por culpa de esa escena, ella no se fijo en la pelea tan violenta que estaban teniendo esos, hasta que un grito de dolor dirigió su atención.

Mao estaba en el suelo, gimiendo de dolor, mientras se palpaba su pierna y Lafayette, con una siniestra sonrisa, se le acercaba con una pistola. No era una de verdad, solo lanzaba pelotas de gomas. En su momento, según me decía, sabía que no lo era, se notaba a primera vista; pero también conocía el hecho de que los disparos que lanzaba eso podría ser bastantes peligrosos.

Sin mediar palabra, Lafayette empezó a apuntar con aquella arma su cara. Entonces, Nadezha sintió que tenía que ayudarle. Ya no era solo porque eran amigos, que también, sino porque era una persona que estaba en problemas. Quería quitarle la horrible sonrisa que tenía en aquel momento de la cara y enseñarle una buena lección.

Por eso, salió de su escondrijo de salió hacia ella. Corrió a toda velocidad y le dio una fuerte patada en las costillas que la mandó a volar. El cuerpo de Lafayette dio unas cuantas vueltas por la nieve, mientras soltaba su arma y ésta caía al suelo nevado. Tras dejar de rodar se levantó con mucho esfuerzo del frío suelo, mientras gritaba esto:

— ¿¡Quién me ha dado una patada!? —

Nadezha respondió con esto, antes de lanzarse hacia Lafayette: — ¡Usar un arma es trampa, maldita tramposa de mierda! —

A continuación, Nadezha le dio un puñetazo a Lafayette, sin que ésta pudiera esquivarlo a tiempo. Casi iba a caer al suelo, pero se contuvo y le intentó dar una patada contra sus rodillas. Ella saltó hacia atrás y se alejó rápidamente.

Lafayette, gritando como loca, se le acercó y le intentó dar un montón de puñetazos, intentando forzar a sus brazos para que fueran los más rápidos posibles para hacer tal cosa. Pero Nadezha la esquivó, poniéndose a un lado, y luego, detrás de ella y darle un golpe muy fuerte en toda la espalda.

Ésta cayó al suelo e intentó levantarse, pero entonces vio como Nadezha le apuntaba con la pistola de goma, que la cogió mientras Lafayette se recuperaba del golpe.

— ¡Maldita perra, ¿ahora quién es la tramposa!? —

Eso le gritó ella, llena de rabia e impotencia, mientras veía como Nadezha la señalaba con aquella pistola de goma.

— Entonces, debes irte. — Le soltó Nadezha, esperando que con esto ella decidiera huir y terminar aquella pelea.

Y Lafayette, tras quedarse un rato pensando en eso, decidió salir corriendo, resignada y molesta, mientras les insultaba y les amenazaba a aquellos dos:

— ¡Malditas perras de mierda, juro que destrozare vuestras caras bonitas para que nadie se acerque a vosotras por feas! —

Entonces, Nadezha le miró a Mao fijamente, buscando en sus ojos las respuestas a lo que estaba ocurriendo con él. Pero éste intentó esquivar su mirada, como si le diera vergüenza observarla.

— ¿Era todo mentira, no? — Le dijo Nadehza con tristeza. — ¿Lo de haberte aliado con Lafayette? —

En el fondo de su corazón sabía perfectamente que Mao jamás haría algo semejante. Solo siguió la corriente a Lafayette, pero intentó alejarse lo más posible de ella, para no notar lo horrible que era ella. Y al ver lo que hacía ésta, no pudo soportarlo.

— ¿Y qué pasa? — Mao le dijo esto con algo de atrevimiento, intentando no darle importancia.

— ¿Por qué hiciste eso, por qué? — Entonces, Nadezha le preguntó esto, con un grito de incomprensión. Mao se quedó unos segundos en silencio, para luego, soltarle estas palabras:

— Porque te odio, y querías que te alejarás de mi. — Lo dijo con mucha seriedad, y Nadezha quería gritar una y otra vez, negar aquellas palabras que había escuchado.

Aún a pesar de todo lo que había pasado, le era incapaz de asimilar que su mejor “amiga”, a quién había considerado como una hermana, le estaba diciendo tales cosas. Ella era incapaz de procesar el hecho de que Mao se dejase mezclar en las mentiras de Lafayette y le dijera que era su enemigo, solo para que le diera un motivo a mi Nadezha para que se alejara de él. Le dolió tanto que le entraron unas fuertes ganas de llorar:

— ¿De verdad, estás diciendo eso? ¿En serio, me has mentido de esa manera, porque querías que me alejara de ti? —

Eso le gritó encolerizada, mientras se decía una y otra vez que fue una gran estúpida por haber creído que su amistad con Mao sería para siempre. Éste dejó de quererla como amiga y decidió mandarla a la mierda de una forma que resultaba dolorosa a los dos, en vez de explicárselo desde el primer momento.

— Sí, ¿qué pasa? — Le respondió Mao.

Entonces, aquellas palabras finales dieron el golpe de gracia y Nadezha sintió tanta rabia que le dio un gran puñetazo a Mao y lo tiró al suelo de forma muy violenta. Rápidamente, se alejó de él llorando y corriendo a toda velocidad.

Mientras corría sin parar hacia su casa, no dejaba de gritar esto: — ¿Por qué, por qué ha ocurrido esto? —

Y fue en ese momento cuando Nadezha empezó a odiar a Mao. Su odio y enfado hacia la que fue su “mejor amiga” era tan enorme que, al volver a casa, decidió romper todo lo que le tenía unida con aquella persona.

Nadezha encendió la chimenea de su salón y cogió diversas cosas que le regaló o le dio a Mao y los echaba al fuego, mientras ella lloraba y gritaba, descontroladamente.

— ¡Estúpida Mao! — Gritaba. —  ¡Yo pensaba que nuestra amistad es para siempre! — Una y otra vez. — ¿Por qué? ¿Por qué lo has destrozado de esta manera? —

Echó toda la ropa y todas las cosas que le regalo, todas las cartas que se habían escrito durante las clases, antes de destrozarlas en mil pedazos; las fotos que tenía y que se había echado con Mao. También deseaba tirar al fuego todos sus recuerdos de él y su amistad, y sus sentimientos, pero tenía que conformarse con solo eso. Tenía un ataque de ira por lo que había ocurrido y nada parecía poder calmarla.

Y finalmente, para terminar, Nadezha decidió quemar todos aquellos lazos que compró para regalo de Mao, en pleno verano. Los miró detenidamente, antes de tirarlos uno por uno.

— ¡Esto, es por ser una estúpida! — Eso Gritó, antes de tirar el primer lazo, de color azul.

— ¡Esto es por hacer estupideces solo para que te odie! — Y esto fue al tirar el segundo, que era de color rosa.

— ¡Esto por hacerme creer que íbamos ser amigas para siempre! — Añadió, mientras tiraba el del color rojo.

— ¡Esto es por destruirlo todo! — Y esto lo soltó, cuando le tocó al del color verde.

Y al quedarse con el último, que tenía el color amarillo, ella se quedó mirándolo por varios segundos. Sentía unas ganas increíbles de tirarlo al fuego y verlo desaparecer para siempre, pero a la vez no se atrevía. En los más fondo de su ser, ella no deseaba destruir todos los buenos y malos momentos que tuvo con Mao, lo mucho que le ayudó y que le apoyó, aquellas conversaciones tan divertidas y todo aquel tiempo que lo pasaron juntos.

Y, entonces, su cuerpo se derrumbó y cayó de rodillas, mientras abrazaba fuertemente aquel pequeño lazo. Se calló, sin gritar nada más, y decidió seguir llorando descontroladamente hasta dejarse seca, mientras el fuego consumía todo lo que había tirado ahí.

Tras poder tranquilizarse, ella apagó el fuego y se quedó tumbada en el sofá, mirando las musarañas, después de abrigarse con una mantita de color marrón. Al pasar unas horas, su tío volvió a casa y ella le abrió la puerta. Tras hablar un poco, él se dio cuenta de que, en la chimenea que iba a encender para estar calentito, había algo:

— ¡Hey, Nadezhda! ¿Por qué hay tantas cosas extrañas en la chimenea? —Eso le preguntó, mientras miraba los restos calcinados de las cosas que tiró ella en su ataque de ira.

— No es nada, realmente nada. — Solo le contestó eso, muy desanimada. Su tío la miró por unos momentos, antes de seguir observando lo que había en la chimenea.

— No parece ser cosas para echar al fuego. — Siguió hablando, como si esperaba que ella le dijera la verdad, mientras los sacaba y la miraba de reojo.

Nadezha sabía que se daría cuenta, porque le dio una bienvenida bastante deprimente y estaba con una cara de tristeza que se olía a kilómetros.

Pero, aún así, no quería preocupar a su tío por sus problemas, porque él los tenía peores:

— Solo estaba purificándome nada más. — Eso le decía, mientras le soltaba una falsa risa. — No te preocupes, no es nada grave. —

Entonces, para sorpresa de Nadezha, su tío la abrazó fuertemente, mientras le decía estas palabras y le acariciaba la cabeza:

— No sé si es porque estás creciendo, pero últimamente estás muy rara. —

Si no fuera porque ya estaba cansada de llorar, se pondría a hacerlo. De todos modos, aquel abrazo le ayudó mucho a Nadezha. Su tío, en vez de obligarle lo que le pasaba, la abrazó, para tranquilizarla.

— ¡Muchas gracias, lo necesitaba, de verdad! — Le soltaba ella, mientras le devolvía el abrazo con todas sus fuerzas y una sonrisa.

Con esto, parece que nuestra historia llegaría a su fin, pero aún queda algo que contar.

FIN DE LA CUARTA PARTE

Estándar
Centésima historia, Versión de Nadezha

La historia del fin de una amistad: Tercera parte (Versión de Nadezha), centésima historia.

Después de aquel día, definitivamente las cosas no volvieron a ser como antes. Pasó los días, esperando que Mao la llamará o conseguir llenarse de valentía para hacerlo ella, porque no se atrevía. No entendía muy bien la razón de su miedo, pero eso consiguió que pasara semanas así.

Pasaba los días bastante triste, pero, de vez en cuando, hacía cosas en su casa o ayudaba a su tío. Así podría mantenerse ocupada, mientras ella esperaba una simple llamada. Más bien, le ayudaba a no pensar en eso, aunque había ratos en dónde se preguntaba una y otra vez qué le había ocurrido a Mao aquel día y por qué no se dignaba a llamarla.

Al final, tras dos semanas, Nadezha oyó cómo sonaba su teléfono móvil y al mirar quién llamaba, su cara se lleno de alegría. Rápidamente contestó al teléfono:

— ¡Por fin, era hora de que me llamases! — Fue lo primero que contestó a Mao, con mucha felicidad, tanto que tenía ganas de llorar.

— Pues sí…— Y eso le respondió Mao con un tono de desánimo tan grande que preocupó a su amiga al momento.

— ¿Ocurre algo? ¿Por qué hablas de esa forma? — Le preguntó, pasando de un tono alegre y feliz a uno serio y preocupado.

— Lo siento mucho, de verdad…— Parecía que a Mao le costaba hablar. — Yo…— Hubo un minuto de silencio, antes de soltar esto: — No puedo seguir siendo tu amiga. —

Tras eso, él cortó la llamada tan rápido como llamó y Nadezha se quedó durante varios minutos en silencio, sin saber cómo reaccionar. Aquellas palabras fueron un shock para ella, algo que le rompió el corazón. Al final, terminó llorando desconsoladamente en silencio. No paraba de balbucear el nombre de Mao.

Cuando pudo asimilar aquellas palabras, empezó a preguntarse el porqué, la razón de que él le hubiera dicho eso. No lo entendía, no podría hacerlo, porque no encontraba alguna lógica.

La última vez que se vieron Mao se fue sin ninguna razón, ni siquiera habían peleado ni nada parecido. Y antes de ese día, estuvieron juntas casi gran parte del tiempo y no hubo nada que podría haber deteriorado su amistad.

Pensó que tal vez en aquel día en que no pudo salir con Mao, ya que iba a visitar a sus fallecidos padres con su tía; había pasado algo raro. Se dio cuenta de eso porque recordó que al día siguiente se había comportado de una forma muy rara. Sea lo que fuera, había conseguido que su amistad iba a estar a punto de colapsar. A pesar de todo, aún había esperanzas de que solo era un obstáculo que se había puesto en medio y podrían superarlo. Con esa idea, Nadezha no podría aceptar aquellas palabras.

Entonces, recordó unas palabras que pronunció Lafayette hacia meses, en el cual ella profetizó que había comenzado el fin de su estúpida amistad, o algo parecido a eso, mientras hablaba como una loca. Y luego se dio cuenta que fue en un día después de su visita al cementerio con su tía y el mismo en dónde Mao actuó raro.

— ¡¿Entonces, Lafayette, tiene algo que ver con todo esto!? — Eso se preguntó, mientras pensaba sobre la relación de aquella chica con lo que había pasado con su amistad.

Por eso mismo llegó a una conclusión: Qué iría a buscar a Lafayette para saber si ella estaba relacionado realmente con lo que estaba pasando. Al día siguiente, por la tarde, salió en su búsqueda.

Tras salir a la calle, se preguntó a adónde iría ella si fuera Lafayette, porque no tenía forma de contactar con ella. Pensó que debía estar en algún parque o en un descampado molestando a alguien como la buena abusona que era. Eso era lo único que se le ocurrió y decidió hacerlo. Nadezha pasó toda la tarde, yendo de un lugar para otra, buscando su presencia, y no la encontró.

Al final, volvió a casa sin éxito alguno, y decidió pensar en otra forma de localizarla, sin gastar tanto inútil esfuerzo. Hasta que no llegó el día siguiente, no se le ocurrió nada útil. Después de eso, se dio cuenta de que podría preguntar a algunos conocidos si habían visto a Lafayatte o ella les había molestado o conocían a alguien que estaba siendo fastidiado por aquella chica.

Eso le fue más útil a Nadezha, ya que después de pasar los tres próximos días hablando con conocidas y conocidos, supo que Lafayette últimamente se paseaba por un parque lejano al barrio, molestando a todo niño que veía. Tras reunir información, al cuarto día salió corriendo hacia allí para ver si la encontraba allí.

Al llegar al parque, después de preguntar a cada adulto que veía dónde estaba eso, lo observó fijamente. Era uno pequeño, escondido entre grandísimos edificios en un barrio de clase media, situado en el centro de la ciudad y cerca de la estación principal de tren. Al menos, aquello tenía solo tres grandes árboles, cuyas sombras protegían el lugar de los rayos de sol. Por otro lado, habían, como era de esperarse, unos pocos bancos, los cuales rodeaban al único columpio y tobogán que habían en el lugar.

Y allí la encontró, en el centro del parque, humillando a una pobre niña gorda e indefensa. Estaba un poco cambiada desde que terminó la primeria, ya que cuya melena de león que había llevado desde que se conocieron, había desaparecido dando a un pelo algo más liso y que le llegaba hasta los hombros. También daba la apariencia de que había crecido bastante, pero aún así seguía siendo, para Nadezha, aquella chica odiosa que disfrutaba haciéndoles daños a los demás.

— ¡¿Y qué te pasa, gordita!? ¡¿Sigues llorando porque no puedes comer tu puto helado!? — Lafayette decía esto, con un tono burlesco muy molesto, mientras lamía un helado y tenía su pie sobre la espalda de su víctima.

— ¡Por favor, basta! ¡Te lo he dado, ya puedes dejarme! ¡Por favor, déjame irme, te lo suplico! —

Eso le gritaba aquella chica gordita, mientras le lloraba. Estaba en el suelo, al parecer porque fue tirada por Lafayette. Parecía ser una chica rica, ya que llevaba un vestido sin mangas de color azul con unos hermosos encajes de color rosa. Su cara redondita pedía desesperadamente ayuda.

— ¡¿Crees que voy a dejar a una cochina escapar!? ¡De ninguna manera, maldita cerda, te fastidiare hasta que te harte de ti! — Y Lafayette, riendo como una desquiciada, le soltó esto, mientras ponía su helado sobre la chica gordita, para que se cayera.

— ¡No, por favor, no le hagas eso a mi vestido! ¡Es nuevo, mi madre me matará, si ve que lo he ensuciado! —

Le pedía desesperada la gordita, incapaz de levantarse e huir de su abusona. Solo estaba ahí, esperando que su sufrimiento terminara de una vez.

Entonces Lafayette, iba a hacer caer el helado sobre su corto pelo moreno, mientras pisaba una de las coletas que llevaba la niña, a la vez que soltaba esto:

— ¡Pues, entonces, es mejor! ¡Toma mi regalo de mi parte! —

La chica gordita solo se tapó con sus brazos la cabeza, tan rápido como pudo. Y Lafayette, al ver eso, iba tirar el helado con violencia contra su cabecita.

— ¡Primero, toma mi regalo, Lafayette! — Entonces, Nadezha entró en acción, gritándole eso, mientras le daba un puñetazo en toda la cara que la hizo caer al suelo y manchar su camiseta roja y blanca, que tenía una imagen de California, del mismo helado que ella quería usar para machar a la gordita.

Nadezha se maldijo por tardar un poco en reaccionar contra aquel abuso que estaba cometiendo Lafayette. Se sintió muy mal por observar, solo para comprobar la situación y aunque solo fueran segundos, el sufrimiento de aquella chica. Esas cosas le hervían mucho y no los podría tolerar, por eso, mientras la gordita escapaba del lugar, ella se preparaba para pelear.

— ¡Maldita, perra! ¡¿Qué haces aquí!? — Le gritó Lafayette, mientras se levantaba e iba hacia ella.

— Tenía que charlar contigo sobre una cosa. — Le respondió Nadezha eso, mientras esquivaba el puño que iba hacia ella.

— ¡¿Ah, sí!? ¡¿De verdad!? ¡No me esperaba esto, qué la gran Nadezha me busqué para hablar conmigo de algo! —

Lafayette se burló de ella, poniendo caras de incredulidad hacia Nadezha, mientras se preparaba para su próximo golpe.

— ¡Deja de burlarte y contéstame! ¡No deseaba verte, para nada, solo te daré una paliza y luego contestas mis preguntas y me voy, solo eso! — Pero, Nadezha fue mucho más rápida y se lanzó hacia ella, con un puño directo hacia el estomago de Lafayette.

— Si es eso lo que quieres…— Pero pudo detener el puño con sus propias manos. — ¡Entonces, te destrozaré! — Y le soltó esto, poniendo una cara de psicópata, antes de que las dos se alejaran de la una a la otra.

— ¿Qué le hiciste a Mao? ¡¿Vamos, responde!? — Le gritó Nadezha, antes de lanzarse hacia Lafayette.

— ¡¿De qué estás hablando, si no la he visto en meses!? —

Eso le gritó Lafayette, algo consternada, mientras se defendía de las patadas rápidas que daba Nadezha.

Lafayette tuvo que dar un salto hacia atrás, para no recibir las patadas que estaba dando Nadezha, que eran tan rápidas que le costaba esquivarlas.

— ¡No me mientas, tú dijiste que nuestra amistad iba a terminar, por tanto, has hecho algo! — Nadezha dio otro grito, antes de volverse a lanzarse contra Lafayette. Le intentó golpear con los dos puños, pero la negra la esquivó, yendo a un lado, y haciendo una zancadilla, tirándola al suelo.

— ¡Oh, sí! ¡Lo recuerdo y eso quiere…! — Soltó Lafayette, mientras ponía una sonrisa y preparaba dar un pisotón contra el cuerpo de Nadezha.

— ¡Deja de decir tonterías, confiesa! — Pero ella lo esquivó, dando vueltas por el suelo, y se levantó más enfadada que nunca.

— ¡¿Entonces, Mao y tú habéis roto vuestra amistad!? — Lo decía con una enorme alegría. -¡Genial, es hermoso!- Antes de ponerse a reír como loca desquiciada.

Y mientras se reía de tal forma, Nadezha vio un despiste suyo y se fue a por ella, dándole un golpe tan fuerte en el estomago que la hizo caer al suelo.

— ¡Deja de reírte! — Eso le gritó Nadezha, muy enfadada, pero Lafayette seguía fuera de sí, burlándose de ella como si fuera la ganadora de algo.

— ¡Lo ves, subnormal, vuestra amistad era una mierda! ¡Una mierda y yo he ganado, tú y Mao habéis perdidos! ¡Es lo mejor que he oído hace tiempo! —

— ¡¿Entonces…!? — Eso se preguntó Nadezha, mientras hervía del odio que estaba sintiendo hacia ella- Creyó que tenía razón en que ella tuvo algo que ver con todo el asunto.

— Sí, hice algo, conseguí romperlo. — Le replicó entre molestas risas. — Pero me lo voy a callar. — Y con esto dicho, Lafayette salió corriendo a una velocidad increíble, huyendo de Nadezha, mientras se declaraba la supuesta ganadora de una pelea.

Nadezha la siguió con toda la rapidez del mundo, pero, debido a que no conocía muy bien la zona, se perdió y no pudo encontrarla. Al final, tuvo que llamar a su tío para que la buscara y volver a casa.

Tras eso, Nadezha pensó en buscar a Mao y pedirle que le explicara que le había pasado, qué le hizo o dijo Lafayette, para que quisiera dejar de ser su amiga. Pero sus planes se trucaron, porque su tío le dio la sorpresa de que iban a viajar al sur de Shelijonia, para estar unas semanas con su abuela y su tía. No podría decir que no a eso y decidió proponer su deseo de reconciliación hasta que volviera a Springfield con pena.

Se quedaron allí más de lo que pensaron y cuando volvieron a la cuidad, solo quedaban dos días para que empezará la secundaria. Ella, entonces, recordó que iba a asistir al mismo instituto que Mao y se volverían a ver. Tenía la idea de que en las clases intentaría acercarse a él y hablar sobre el asunto. Deseaba que llegara rápido aquel día, aunque solo quedaban horas para eso.

Se despertó muy temprano, bastante decidida a hacer lo que tenía planeado, y se preparó bien rápido, tanto que dejó sorprendido a su tío, quién le costaba mucho levantarse para ir a su trabajo.

— ¡No me imaginé que ibas a estar tan animada para tu primer día de secundaria, Nadezhda! —

Eso le decía su tío, mientras preparaba el desayuno. Ella no le dijo gran cosa, ya que estaba más ocupada en terminar sus cosas y salir pitando a toda velocidad. Al terminar, salió y corrió como loca hacia al parque en dónde ella se reunía con Mao, con la vana esperanza de encontrarlo ahí, esperándola; y con la idea de explicarle que todo eso fue un engaño de Lafayette o algo parecido. Pero, al llegar, no encontró nadie y se desanimó al momento.

— Ya sabía que eso no era posible, soy una tonta… — Se dijo cabizbaja, mientras se daba la vuelta y se dirigía hacia al instituto en dónde tenía que ir.

Se sintió muy sola, mientras se dirigía hacia allí, recordando escenas del pasado, en dónde ella y Mao iban juntos hacia al colegio. Los recordaba tan lejanos, a pesar de que solo pasaron meses, y tan divertidos. Aquellas estúpidas y cotidianas conversaciones, las echaba de menos, mientras recorría el camino hacia su nuevo instituto.

Estaba muy desanimada, pero intentaba animarse, pensando que al entrar se encontraría con Mao y podrían volver a hablar. Le haría sacar la verdad y hacer que las cosas se solucionasen, seguir siendo “las mejores amigas”.

Y al llegar al colegio, no vio a Mao por ninguna parte. Tras empezar su primera clase, descubrió que él y ella estaban en la misma, pero éste no estaba. Al parecer había faltado. Su ilusión no duró mucho, pero tenía la idea de que tal vez mañana se encontrarían y hablarían.

Aquel primer día de instituto fue para ella muy aburrido y triste. Apenas hablaba con alguien y solo estaba pensando sobre Mao, en qué le pasó y cómo poder solucionar el problema. Lo único que consiguió fue calentarse la cabeza.

Entonces, después de salir de clase, mientras se dirigía hacia su casa, se encontró con algo que no se esperaba. A lo lejos, vio a una persona que quería ver, a quién estaba esperando durante días. Era Mao y se alegró al ver su aspecto era la misma de siempre.

— ¡Mao, Mao! — Eso gritaba de felicidad, mientras corría hacia él y le saludaba con el brazo.

Mao, quién estaba cabizbajo y con una expresión triste, la miró con un gesto de asombro, como si no quería verla, y parecía como si se quedara paralizado. Eso le dolió a Nadezha que, tras acercarse a él, empezará a recuperar del esfuerzo que hizo para llegar lo más rápido posible.

— ¿P-por qué? — Le costaba hablar, porque ni espero a recuperarse. — ¿Q-qué te ha pasado, Mao? —

Ni se dignó a contestar, solo la miraba como si estuviera viendo a un monstruo. Aquella actitud que estaba teniendo Mao frente a ella le hacía mucho daño y se preguntaba si había sido engañado por Lafayette, quién tal vez le dijo feas mentiras sobre ella, o le hizo algo muy malo a él sin darse cuenta.

De todas maneras, tenía muchas ganas de llorar, pero intentaba mantener la compostura. Por unos segundos, mi Nadezha no podría mirar su cara.

Entonces, cuando Nadezha volvió a observar a Mao, vio cómo éste daba poco a poco unos pasos hacia atrás, observándola con un gesto de miedo, mientras su cara estaba totalmente roja. Ella no entendía que le estaba ocurriendo: ¿Le tenía terror o qué? ¿Qué había ocurrido para que estuviese actuando de esa manera?

— Pero, M-Mao…— Y cuando le quería preguntar qué le estaba pasando, alguien las interrumpió. La persona que menos quería ver Nadezha en aquellos momentos.

-¡Por fin te he encontrado, Mao!- Eso le gritó una enfadada Lafayette, mientras salía de una calle y se acercaba hacia ellos. Aunque, al verlos, puso un rostro de pura felicidad grotesca.

— ¡¿Lafayette!? — Gritó ella sorprendida, quién maldecía su suerte, al ver que esa chica aparición en la escena. Mao, quién había girado la cabeza, también observaba con sorpresa y terror su aparición.

— ¡Pues sí, la misma de siempre, desgraciada! — Le replicó Lafayette con unas palabras burlonas y degradantes contra Nadezha.

— ¡¿Qué haces aquí!? — Y ella decidió dar caso omiso a tales cosas, mientras le preguntaba lo importante y se preparaba para lo peor, ya que Lafayette se estaba acercando.

Entonces, hizo algo que Nadezha, jamás pensaría que haría, y es que Lafayette puso uno de sus brazos sobre los hombros de Mao. Los dos se quedaron muy sorprendidos al ver aquella insólita acción de su parte. Y luego vino lo peor:

— Pues estando con mi amiga Mao. —

Por unos segundos, aquellas palabras consiguieron dar la impresión de que se paró el tiempo. Mao se quedó con la boca abierta, mientras que Nadezha se conmocionó al oírlo. Jamás de los jamases, se hubiera imaginado que ella diría tal cosa. Era algo imposible, una horrible y estúpida broma de mal gusto.

— ¿Qué? ¿Amiga Mao, pero qué tontería es esa? — Eso gritó Nadezha incrédula, incapaz de asimilar aquellas palabras.

— Lo que estás oyendo. Nos hemos vuelto amigas. — Y Lafayette, con una sonrisa grotesca que daba miedo, le dijo esto.

Nadezha miró a Mao, intentando comprender lo que pasaba, deseando que no fuera cierto lo que estaba escuchando. Pero entonces, éste puso una cara siniestra y le soltó esto, mientras quitaba el brazo de Lafayette de sus hombros:

— No, digas tonterías. Somos aliadas, solo eso. —

Eso fue como un shock y eso casi destrozó a Nadezha, quién sintió que se le nubló la vista y sentía ganas de desmayarse por escuchar tal cosa. Se decía que esto no podría ser real, que solo era una fea pesadilla. Aún, a pesar de todo, vio en la cara de Mao una cara falsa, cómo si éste intentaba hacerse el malo cuando, en realidad, solo estaba fingiendo.

Por eso, mantuvo la compostura, ya que conocía a Mao y sabía que él no haría tal cosa, porque odiaba con toda su alma a Lafayette y ésta a él. Había algo raro, definitivamente.

— ¿Aliada de Lafayette? — Le gritó a Mao. — ¿¡Cómo puede ser posible eso, tú jamás haría algo así como aliarte con tal individuo!? —

Y Mao a continuación, antes de darse la vuelta, le dijo algo más a Nadezha:

— ¡Así son las cosas, Nadezha, tenemos asuntos en común! ¡Y lo mejor que debes hacer, es alejarte de mí, porque seremos enemigos! —

Nadezha aceptó, definitivamente, que no entendía nada de nada. No podría asimilar cómo Mao pasó de ser su amistad más querida en alguien que le había declarado que iban a ser enemigas. Ya estaba harta y decidió ir hacia Mao, para pedirle que le explicara todo lo que estaba pasando, que deseaba saber por qué cambió de esa manera.

— ¡¿Enemigas, qué!? — Eso le gritó, antes de correr hacia Mao, pero, entonces, Lafayette se puso en medio, para impedir que se acercará a él.

— Da igual. — Lafayette le decía esto. — Lo importante es que ella ha dejado de ser tu amiga, ya no le caes bien, estúpida de mierda. —

Y lo soltaba con la sonrisa más desagradable que Nadezha había visto en toda su vida.

Y Nadezha, en vez de obligar a Lafayette a quitarse del medio, le gritaba desesperadamente a Mao, esperando que le dijera la verdad. Creía que era imposible que le odiaba, no podría aceptarlo.

— E-eso es imposible. — Le decía. — ¡¿Me estás mintiendo verdad, Mao!? — Pero éste la ignoraba. — ¡Dime la verdad! —

Y Mao desapareció, al girar por una calle. Lafayette le siguió y Nadezha se quedó sola. Entonces, cayó de rodillas y empezó a decir, sin parar, esto:

— Es imposible, esto no puede estar pasando…—

No podría asimilar que su mejor “amiga”, con la cual había compartido tantos buenos recuerdos, quién estaba siempre a su lado y siempre le ayudaba cuando más lo necesitaba; le había declarado, con sus propias palabras, que se iba a convertir en su enemiga.

FIN DE LA TERCERA PARTE

Estándar
Centésima historia, Versión de Nadezha

La historia del fin de una amistad: Segunda parte (Versión de Nadezha), centésima historia.

Al día siguiente, Nadezha se fue hacia el parque en dónde se reunía ella y Mao, antes de irse al colegio, como todos los días; y le sorprendió verle allí antes que ella, ya que casi siempre era la primera y la que le esperaba.

Y se dio cuenta de que estaba algo raro, ya que él no dejaba de dar vueltas por el parque, mientras se preguntaba en voz alta qué podría hacer, muy desesperado. Eso le extrañó a Nadezha, aunque decidió saludarle antes de preguntarle qué le ocurría.

— ¡Buenos días! — Mao dejó de moverse, para luego girar su cabeza hacia ella.

— ¡B-buenos d-días! — Le devolvió el saludo con muchísimo nerviosismo. Estaba bien rojo y le temblaba todo el cuerpo. Nadezha creyó, al verle así, que no estaba bien de salud.

— ¿Te pasa algo raro? — Eso le preguntó muy preocupada.

— N-Nada, nada. — La reacción que puso Mao, mientras soltaba aquella respuesta, solo aumentaba sus sospechas.

— Pareces que tienes fiebre o algo. — Le replicó Nadezha, antes de comprobar si estaba enfermo o no, poniendo su mano sobre la frente de Mao.

— Pues no, parece que no tienes. — Tras estar así unos cuantos segundos, éste fue su conclusión. No parecía que estaba enfermo ni nada parecido. Eso le alivió un poco, pero seguía bastante preocupada por su actitud. Entonces, Mao salió corriendo como un cohete:

— N-no te preocupes, no estoy enferma, para nada. — Mientras le soltaba esto.

Nadezha quedó muy perpleja y  estaba segura de que a Mao le había pasado algo muy raro. Se preguntó si iba a perseguirlo o no por unos segundos. Lo había hecho si no fuera porque lo había perdido de vista.

Se dio cuenta, también, de que Mao se dirigió por dónde había venido y se acordó de que no sabía dónde estaba su casa. Así que decidió, al final, ir al colegio, bastante preocupada por su “amiga”.

Durante las clases, todo el mundo le preguntaba dónde estaba Mao y ella les respondía que se había enfermado. No paraba de observar su asiento vacío, mientras se hacía mil preguntas sobre su extraño comportamiento.

Tras terminar las clases y dirigirse hacia su casa, observaba su móvil, preguntándose una y otra vez si debía llamarlo o no, porque estaba realmente preocupada. Entonces, mientras atravesaba por el parque que se reunía con Mao cada día en dirección a su hogar; alguien se puso en medio del camino:

— ¡Qué raro, eh! ¡Tu amigita del alma no está hoy contigo! — Eso soltó aquella persona con mucha chulería, mientras miraba detenidamente a Nadezha.

Ésta suspiró molesta, al ver que se había encontrado con la persona que menos quería ver: — ¿Y, aún así, no me puedes dejar de dar la lata, Lafayette? —

— Ya que estás solita, es el mejor momento de darte una paliza, ¿no crees? — Le respondió, mientras se ponía en posición de combate.

— Yo tengo una mejor solución: ¡Déjame en paz de una vez! — Le replicó cansada. Ya estaba harta de ella y deseaba que desapareciera de su vista.

— ¿Y si no quiero? — Pero Lafayette, tras escucharla, solo se ponía más chulita que antes. Entonces Nadezha, al ver que solo le intentaba provocar, decidió no seguirle el juego y alejarse de ella.

— ¡Ahora no eres tan valiente si no tienes a la chinita esa! ¡Cobarde, gallina! — Al ver esto, Lafayette, no paró de gritarle cosas, cada vez más enfurecida.

— Di lo que quieras. — Nadezha seguía caminado con mucha tranquilidad, ignorando las provocaciones de ésta. Y Lafayette, al ver eso, se puso tan enfadada que se lanzó hacia ella para darle un puñetazo.

Pero Nadezha esquivó eso y le dio un golpe en el estomago. Lafayette cayó al suelo y empezó a gemir de dolor sin parar, mientras soltaba estas palabras: — ¡Ay, mierda! ¡Serás hija de puta! —

A continuación, Nadezha siguió su camino y Lafayette, le gritaba esto con toda su ira, mientras se levantaba del suelo: — ¿Adónde vas, perra? —

— A un lugar lejos de ti. — Y eso le respondió ella, sin mirarla siquiera.

— ¿Vas a buscar a tu amiguita del alma? ¿Te ha abandonado o qué? — Y Lafayette no se rendía, seguía intentando echar sal en la herida.

— ¡Deja de decir estupideces, ella está enferma y tuvo que volver a casa! — Le gritó Nadezha, quién no podría aguantar más lo que estaba soltaba Lafayette.

Entonces, ésta, soltó algo que dejó perpleja: — Pues gritó a los cuatros vientos que no lo estaba. —

— ¿Cómo lo sabes? — Y eso le preguntó muy sorprendida Nadezha, tanto que miró hacia Lafayette con una cara extrañada.

— Os vi hablando por la mañana. Esperaba pacientemente daros una paliza pero decidí aplazarlo. — Le respondió Lafayette.

— ¡Ah, qué bien! — Nadezha ironizó, mientras se preguntaba perpleja cómo no se dio cuenta de que ella les estaba espiando.

— ¿¡Ah, qué bien!? ¡Pues es genial para mí, porque ya habéis dado el primer paso! — Lafayette, a continuación, le soltó aquellas extrañas palabras con voz de ganadora. Nadezha no entendió que quería decir.

— ¿¡El primer paso!? — Eso preguntó muy confundida Nadezha.

— ¡El fin de vuestra estúpida amistad! ¡Es el comienzo, subnormal! ¡Primero, os escondéis cosas entre vosotras, esos secretos os alejará, poco a poco, hasta que sea demasiado tarde! ¡Y yo me reiré de vuestras caras, para siempre! ¡¿Lo oyes, eh!? ¡El final está cerca y yo ganaré! —

Empezó a reír como una loca, tras soltar aquellas palabras que parecían proféticas; y Nadezha se decía que esa chica estaba como un cencerro y, en vez de decirle que lo que soltaba era puras estupideces, se fue rápido de allí sin que ésta se diera cuenta.

Mientras recorría el camino hacia la casa, las palabras de Lafayette que le soltó no dejaban de rondar por su cabeza. Y los negaba una y otra vez, sin parar. Su amistad era sólida como una roca y era imposible que empezaran a distanciarse así de la nada.

— ¡Maldita seas, Lafayette! — Nadezha no paró de maldecirla, porque le hizo empezar a dudar de su amiga.

Tras llegar a casa, ella empezó a preguntarse si realmente Mao le estaba escondiendo algo o no. Tal vez le había pasado algo muy feo y que no se lo pudo contar a nadie, o incluso llegó a pensar que le obligaron a callar.

Estaba tan preocupada que al final decidió llamarle. Y, aunque Mao tardó mucho, le contestó: — ¿Quién es? —

Nadezha, sin decirle que era ella ni nada parecido, le preguntó esto: — ¿Ya estás mejor? —

— P-pues sí. P-perdón si te he preocupado. En verdad, estaba algo enfermo. — Mao tardó unos segundos para contestar, hablando normal.

— Ya veo, espero que te mejores. — Le dijo Nadezha muy aliviada, pensando que solo le estaba ocultando que estaba enfermo.

— Puede que mañana pueda volver a clases. — Y eso le soltó a Nadezha bastante animado.

Pero aún así, Nadezha estaba preocupada, pensando que tal vez haya algo raro que ocultar el hecho de que estaba enfermo. Aquella actitud que él mostró en la mañana no dejaba de intrigarla. Y soltó esto sin quererlo: —Por cierto,… —

Se calló tan rápidamente como pudo. No debería dudar de su mejor amiga, porque creía que ella nunca le iba a esconder cosas tan graves, y era un insulto para su amistad.

— ¿Qué pasa? — Mao preguntó y ella, ahora que había empezado la frase, no podría terminarlo de esa manera.

Tampoco esquivar o cambiar de tema le parecía bien, así que decidió coger el toro por los cuernos: — ¿No me estarás ocultando nada, verdad? —

Mao rápidamente le soltó la respuesta: — P-pues claro que no, para nada. —

— Lo siento mucho, no era mi intención decir aquellas palabras. — Eso le dijo al final Nadezha. Quién se sintió muy mal por pensar y decir que le estaba ocultando cosas. Mao le replicó que no pasaba nada y siguieron hablando durante horas.

Tras terminar la llamada, Nadezha empezó a insultar a Lafayette por haber conseguido que ella dudara de su propia “amiga”.

Después de aquel día, parecía que todo volvió a la normalidad y  las próximas semanas siguieron estando como siempre. Aquel aviso que le dio Lafayette acabó en saco roto y seguían siendo las mejores “amigas”.

Después de todo, pensó Nadezha, de que eso solo fue más que un simple contratiempo, algo que solo pasó a la historia. En realidad, aunque ella no lo sabía por aquel tiempo, el problema solo se había pospuesto. Y volvió a aparecer en un buen día de Julio.

En aquel día, ellos acordaron ir a comprar en el centro comercial y, tras llegar Nadezha al parque en dónde se iban a reunir, se sentó en el banco, esperando a Mao.

— Otra vez he llegado muy pronto. — Eso se decía bastante molesta, mientras no dejaba de observar cómo movía sus piernas.

Entonces alguien que conocía Nadezha se acercó hacia ella, sin que ésta se diese cuenta. Al estar delante suya, le soltó esto:

— ¡Cuánto tiempo, sin vernos! —

Aquel saludo le dio un buen susto, ya que no se lo esperaba. Sobre todo cuando vio que una persona que le parecía familiar pero que no podría recordar.

— ¿Tú, quién eres? — Le preguntó con algo de miedo, porque aquella chica le daba muy mala espina.

— Pero si soy la prima de tu amiga Mao, ¿no me recuerdas? — Eso le respondió con muy mala manera y, entonces, Nadezha recordó quién era.

— Eres su sobrina, dice ella. — Le decía estás, bastante molesta. — ¿Y qué quieres de mí? — Le caía muy mal aquella persona y rápidamente se puso a la defensiva.

Estamos hablando de la misma persona que, años después, secuestró a Mao y lo intentó matar, así como usó a Josefina para provocar un atentando; la que le diría a Nadezha la verdad sobre Mao: Chiang Mei-ling.

— Pues darte saludos. — Le respondió con obvia ironía. — De todos modos, ¿Mao no está contigo hoy? — Luego, le preguntó aquella chica, mientras observaba por todos lados, en busca de Mao. Nadezha no sabía cómo actuar, porque no quería ni hablar con ella. Era una persona muy desagradable.

— Ahora mismo, le estoy esperando. Ella ya ha salido de la casa. — Aún así, se llenó de valentía y le soltó esto.

— Así que mi abuelo está solo en casa, ¿no? — Dijo a continuación la sobrina de Mao, con un tono bastante perturbador.

— Pues no lo sé ni me importa. — Eso le soltó, porque no conocía el padre de Mao ni dónde se encontraba su casa. Y su respuesta negativa, hizo que aquella chica la mirará con muy malas intenciones durante un buen rato.

— ¿Y por qué me estás mirando con esa cara? — Le preguntó con algo de miedo, como si aquella chica deseaba lanzarse hacia ella para pegarla.

Lo hizo una vez, hace unos años, y todo fue por una simple tontería. Mao la defendió y ellos dos contraatacaron para dejarla K.O. Desde entonces, la sobrina le tiene mucho odio hacia ella. Y en aquellos momentos parecía que deseaba actuar.

— Nada, nada. De todos modos, ya que el viejo está solo, me iré a su casa rápido. — Pero parecía que se controlaba y se marchó de ahí rápido, antes de mirarle muy bien feo a Nadezha.

Tras verla partir, se alivió mucho y volvió a lo que estaba haciendo. Estuvo esperando unos cinco minutos más, hasta que se dio cuenta de que Mao estaba en el parque. Y parecía que estaba en su mundo, algo que le pareció muy raro a Nadezha.

Se preguntó si Mao se había encontrado con su sobrina y hubieran tenido una pelea o algo parecido. Pero, de todos modos, decidió saludarla:

— ¡Buenos días, Mao! ¡Has llegado algo tarde, ya me estaba aburriendo! — Eso le gritó y él, tras escucharla, se acercó a ella y le pedía perdón.

A continuación, tras hablar un poco, decidieron ponerse en marcha hacia al centro comercial, mientras Nadezha se preguntaba si mencionarle que ella se había encontrado con su sobrina, lo dejaba para más tarde o simplemente no se lo decía.

Mientras su mente se encargaba de discutir aquella cuestión, hablaba con mucha normalidad con Mao, aunque lo notaba algo raro. No sabía el qué, pero sentía eso y lo notó cuando le dijo lo que necesitaba con más urgencia:

— Pues debo comprar sujetadores, los que tenía se me han quedado pequeño. —

Le respondió Nadezha, después de que Mao le preguntará qué cosas iba a comprar. Éste se puso muy colorado, tanto que parecía un tomate y se le veía bastante nervioso, llegando a temblar como un flan y expulsar sudor frio.

— ¿¡Sujetadores!? — Hasta gritó eso, en mitad de la calle. Nadezha, que apenas le molestó que soltara a gritos lo ella necesitaba comprar, solo se fijó en su extraña reacción:

— Sí, ¿pasa algo? — Mao le dijo que no y cambió de tema con mucha rapidez. Nadezha se preguntaba sin parar qué mosca le había picado.

Ahora, cada vez que lo recuerda, se pregunta cómo pudo no darse cuenta de que Mao estaba enamorado de ella, si había momentos en dónde era bien obvio que lo estaba.

Tras eso, al entrar en el centro comercial, Mao se tranquilizó y los dos empezaron a buscar y a comprar cosas. Estuvieron tanto tiempo yendo a cada tienda de ropa que veían, que a Nadezha le dolía las piernas de tanto andar. Hubiera sido mucho más fácil comprar todo en la primera que entraron, pero Mao siempre buscaba el más barato para sus bolsillos.

Entre muchas de las tiendas en la que entraron, había una en la que Nadezha, encontró un montón de lacitos bastante bonitos y, al recordar que Mao le decía que necesitaba algunos, pues pensó que le podría interesar.

— ¡Mira, Mao! — Por eso le llamó.

— ¿Qué pasa? — Y éste se acercó a ella, mientras le mostraba lo que había encontrado.

— ¿Te gustan estos lazos? — Eso le preguntó a Mao y éste se quedó mirándolos fijamente.

— Pues sí, están muy bonitos, la verdad. — Le respondió, pero añadió esto, cuando vio el precio: — Pero están caros. —

— No es tanto, la verdad. — Eso le replicó Nadezha, mientras observaba el precio de los lazos.

— Mi padre me da un tortazo si compro algo caro. — Dijo a continuación, antes de decirle que tenía que ir al servicio.

Mao se fue a los servicios y le dijo a Nadezha que si lo deseaba que se quedara mirando en la tienda mientras estuviera haciendo sus necesidades. Ella se quedó allí pensando, mientras miraba a los lazos:

— ¿Y si, tal vez, le compro esto? — Eso se preguntaba en voz baja.

Ella recordó que hacía pasado mucho tiempo desde que le regaló algo y pensaba que, tal vez, era un buen momento. Después de todo, era su mejor “amiga” y tenía que darle, de vez en cuando, algún que otro detalle bonito.

Así que no se lo pensó dos veces y lo compró. Pensó en decirle a Mao que había hecho eso, pero decidió darle una sorpresa y los guardo en la bolsa de la compra que tenía en ella. A continuación, salió de la tienda y espero en la puerta de los servicios.

— ¿Ya te has aburrido de la tienda? — Eso le preguntó Mao, cuando salió del baño de las señoras y vio que ella le estaba esperando ahí.

— Pues sí, vamos a otra. — Le respondió Nadezha, antes de dirigirse los dos hacia otra tienda en dónde decía Mao que la ropa interior estaba de oferta. Solo faltaba una cosa por comprar: los sujetadores.

Tras llegar, Nadezha empezó a buscar los sujetadores más bonitos y, tras escoger algunos, entró en el probador para probárselos. El primero que se puso estaba bien, pero el segundo le costó ponérselo.

— ¡Pero si esto es de la misma talla que el otro! — Eso se decía, mientras intentaba poner el cierre. Con mucho esfuerzo, lo consiguió, pero se dio cuenta de que no valía la pena.

— Esto aprieta demasiado. — Añadió e intentó quitárselo, pero, por alguna razón, no podría abrir el cierre. Al parecer, fue tan bruta que deformó el cierre de tal manera que no podría abrirlo.

Estuvo unos cuantos segundos intentando abrirlo con desesperación, mientras le insultaba al cierre. Al no poder más, decidió pedir ayuda y llamó a Mao.

Cuando éste entró, estaba muy rojo y parecía cómo que intentaba evitar verla. Nadezha le pareció eso algo extraño, pero aún así lo ignoró y le pidió que le abriera el cierre. Tardó un poco, pero lo consiguió y entonces ella giró hacia él, para pedirle las gracias.

Entonces, vio cómo Mao la miraba con una cara, como si tuviera miedo, totalmente roja y se quedó como si estuviera paralizado, mientras el cuerpo no le dejaba de temblar. Parecía como si hubiera visto el fin del mundo.

— ¿Qué te pasa? — Le preguntó Nadezha muy preocupada.

— Pues nada, nada. — Y salió corriendo  como loco del mostrador, mientras soltaba aquellas palabras.

Nadezha le gritó algo, mientras evitaba que las cortinas se movieran, porque estaba semi-desnuda.

A continuación, mientras se vestía, se preguntaba qué le había ocurrido para ponerse así. Pensó y pensó, y su conclusión es que tal vez Mao se puso envidioso de su pecho, porque ella tenía mucho más.

Ahora que Nadezha recuerda aquel episodio, se quiere morir de la vergüenza porque le mostró su pecho desnudo a un chico, a pesar de que éste se hacía pasar por una niña. No fue la primera vez que le mostró sus intimidades a Mao y cada vez que recuerda algunas de esas cosas, se pone muy mala.

Tras salir del probador, vio a Mao, sentado en una silla, mirando al suelo. Parecía como si se hubiera traumatizado con algo. Nadezha se acercó con mucha preocupación, hacia él, mientras le preguntaba esto:

— ¿Qué te ha pasado, Mao? —

Y le respondía, sin dignarse a mirarla, con esto: — Nada de nada, de verdad. —

— Eso es demasiado sospechoso. — Le replicó Nadezha.

Entonces, se levantó y le dijo:

— Lo siento mucho, de verdad. No es nada. — Le soltaba esto, mientras intentaba no mirarla.

Y, tras decirlo, salió corriendo a toda velocidad. Nadezha, incapaz de entender lo que le estaba ocurriendo, le gritó: — ¿Adónde vas? —

— Tengo que ir a casa, lo siento mucho. — Eso le respondió Mao, antes de dejar sola a Nadezha.

Ella se quedó allí, incapaz de asimilar lo que había ocurrido. Se dio cuenta de que su “amiga” estaba muy rara y eso la dejaba bastante preocupada.

Mientras Nadezha volvía a cosa, y, tras dejar de preguntarse lo que le estaba ocurriendo a Mao, se acordó de algo, y lo sacó rápidamente de su bolsa de la compra.

— ¡Oh, se me había olvidado dárselos! — Eso se dijo, entristecida, mientras observaba los lazos que compró para Mao.

FIN DE LA SEGUNDA PARTE

Estándar
Centésima historia, Versión de Nadezha

La Historia del fin de una amistad: Primera parte (Versión de Nadezha), centésima historia.

Aquella amistad empezó un poco después de que Nadezha viera como el automóvil en el que se habían subido sus padres explotará delante de sus ojos. Más bien, aquel acontecimiento ayudó a que Mao y ella se volvieran amigos, porque fue la única persona que pudo consolarla y sacarla de la tristeza que mantenía.

Me lo contó varias veces, así que me lo sé de memoria. Era un frío día de Noviembre, un mes después de ver a sus padres morir. El cielo estaba negro, totalmente cubierto de nubes, pero no caía ni nieve ni lluvia y ella estaba en el recreo, sentada en un banco, mientras abrazaba sus propias piernas.

No miraba a los niños jugar, ni al cielo, sino escondía su cabeza entre sus piernas. No tenía ganas de nada, solo quería que el recreo terminara de una vez. En realidad, deseaba que fuera el día el que se acabase, o más bien, estaba esperando a la muerte.

Y nadie se le acercaba. Los profesores no sabían que decirle y los niños estaban aprovechando lo máximo posible para jugar y divertirse en vez de preocuparse por aquella chica, que llevaba una cuantas semanas muy triste. Bueno, no todos, porque alguien se le acercó y le dijo esto, de una forma no muy amable:

— ¿Vas a estar así todo el día? — Nadezha no le miró y ni deseaba contestarle, no quería que se le acercara alguien así.

— Déjame tranquila. — Entonces, le soltó esto.

— No puedo, haces que el recreo se vuelva triste y es molesto. — Replicó Mao, con un tono que molestó a Nadezha.

— ¿Y qué quieres que haga? — Le dijo a continuación, con ganas de mandar a aquella persona a la mierda.

— Tus papás deben estar triste al verte. Yo, si fuera tu mamá, no me gustaría que estés así por mí. — Al escucharlo, Nadezha recordó, con resignación, aquel horrible momento.

— Ellos están muertos. — Le entraron ganas de llorar, porque ya no podría verlos, ni tristes ni felices. Ahora estaban enterrados en un cementerio.

Entonces, Mao se sentó en su lado y, con un tono amable y comprensible, le dijo esto:

— Por eso, no pongas tristes a los muertos. Haz el favor de vivir por ellos, te lo agradecerán. — Aquellas palabras de Mao hicieron mella en Nadehza.

Se dio cuenta de una cosa. Aunque muertos, estaban en el cielo, mirándola. Y se ponía a pensar en cómo la estarían viendo, tal vez tristes de haberla dejado en tierra. Y no quería ponerlos así, porque eso no era lo que ellos desearían. Querían que su chica fuera fuerte, porque así no sucumbían ante las cosas malas y los estaba defraudando.

Mientras miraba al cielo, pensando en que sus padres estaban allí, en lo más profundo de las galaxias y el universo; les pedía perdón mentalmente a sus padres por ponerles triste y por no ser fuerte. Les prometía que se iba a esforzar por no sucumbir. A continuación, miró hacia persona que la animó.

Aquel chico, que se hacía pasar por chica, la estaba observando con un rostro alegre. Y eso la puso más contenta. Quería decirle las gracias por animarla, pero le daba mucha vergüenza y solo le dijo esto:

— Tienes razón, sería una vergüenza hacer que los muertos estén triste. —

Aquella conversación fue el inicio de su amistad y también la que salvó a Nadezha de su tristeza. Mao, la había salvado y con esto le dio muchas fuerzas para seguir viviendo.

Y a los pocos años se volvieron “las mejores amigas”. Mao casi siempre estaba a su lado, acompañándola tanto en los malos momentos como en los buenos, haciéndola reír cuando estaba triste y cuando estaba alegre, alguien en quien confiar. Según Nadezha, era como la “hermana” que nunca tuvo.

Pero aquella amistad empezó a quebrarse, a finales del último curso de primaria, sin que ella se diese cuenta. Ahora, cree situar cuando comenzó el principio del fin.

Fue en un día normal y corriente, salvo por el hecho de que tenía un compromiso con alguien, que la llamó por teléfono, la noche anterior.

— ¿Entonces, quieres visitar a mis padres? — Le preguntó Nadezha, después de coger el teléfono y saber quién es.

Era una tía suya, que vivía en el sur de Shelijonia con su abuela, y estaba pasando unos días en Springfield, por unos asuntos que Nadezha nunca supo qué era.

— Por supuesto, aunque no sé si pedírtelo a ti es lo mejor. — Eso le respondió, aunque con miedo de ponerla triste.

Después de todo, le estaba pidiendo que le enseñara dónde se encontraban las tumbas de los padres de Nadezha, ya que no los recordaba.

— No importa, tía. Pensaba ir pronto, para dejarles nuevas flores. — Aunque a ella no le importó mucho.

Entonces, su tía le preguntó cuando iban a irse y ella le soltó que la tarde del día siguiente, ya que no tenía nada que hacer. Y tras colgar la llamada e irse a la cama, se dio cuenta de una cosa:

— ¡Ah, mierda! Debería haberle llamado a Mao…Bueno, no importa, mañana se lo diré. —

Ella quería decírselo lo antes posible, ya que iba a estar ocupada y no podrían estar juntos. Pensó en invitarlo, pero creía que le sería bastante incomodo estar allí. La última que estuvo con Mao en el cementerio, estaba bastante alterado allí, por el hecho de estar rodeados de cadáveres.

Y cuando Nadezha se acordó de que tenía que decírselo, estaban al lado del despacho del director, ya que tuvieron una pelea con Lafayette, mientras empezaba la primera clase del día.

— Por cierto, ¿esta tarde podemos ir al centro comercial? Necesito comprar nueva ropa. — Fueron estas palabras de Mao que le ayudaron a recordar.

— ¿Esta tarde? — Eso soltó Nadezha, mientras se acordaba de que tenía algo muy importante que decirle.

— Pues sí. — Le respondió Mao.

A Nadezha le daba cosa decírselo, ya que era la primera vez que le iba a decir que no podría estar juntos una tarde y no sabía cómo se lo tomaría.

— De hecho, necesito decirte algo…— Eso dijo, tras dudar unos segundos, y Mao le preguntó, con algo de temor, qué quería decirle:

— Hoy estaré con mi tía, así que no podré salir contigo. — Mao puso una cara de pura desilusión, mientras soltaba esto:

— ¿En serio? — Nadezha se sintió algo mal por eso.

— ¡No pongas esa cara, solo será un día, nada más! — Y le intentó animar, ya que no era para tanto.

— ¿¡Pero qué dices!? ¡No me pasa nada malo ni nada parecido! — Eso le decía a Nadezha con mucho nerviosismo, mientras lo intentaba negar con las manos y la cabeza.

— Se te nota en la cara. — Le replicó Nadezha a continuación.

— ¡De todos modos, cómo dices, solo es un día, nada más! — Y Mao le intentaba convencer de lo contrario, aunque se le veía en la cara que le sintió algo mal la noticia.

— ¡Bueno, si tú lo dices! — Concluyó Nadezha, al ver que Mao le dejaba claro que no iba a pasar nada malo por un día. Eso le tranquilizó.

Al terminar las clases y tras llegar a su casa, se encontró con su tía, Alesxi Vissariónovich, hablando con su tío en el salón. Le sorprendió verla, porque pensaba que iba a llegar más tarde. Tras saludarse y hablar sobre cosas que se dirían familiares que no se veían en mucho tiempo, se pusieron en marcha hacia al cementerio.

Y cómo estaba bien lejos, tuvieron que montarse en el autobús. Allí siguieron hablando de sus cosas.

— Por cierto, recuerdo que el año pasado los visitases, a mis padres, ¿no deberías saber ya dónde está el cementerio? — Le preguntó Nadezha, en mitad de la conversación, cuando recordó que ella le pidió el mismo favor el año pasado.

— No soy muy buena recordando las direcciones. Hasta me perdí buscando tu casa. Si no me hubiera encontrado con tu tío, hubiera estado en un gran problema. — Eso le respondió, antes de reírse nerviosamente, con mucha vergüenza.

— Pues yo los recuerdo perfectamente, y eso que soy una niña. — Le replicó Nadezha, de una forma tan seria que hirió el orgullo de su tía.

— ¡No me hagas sentir mal! — Aunque se le soltó con una sonrisa.

A Nadezha, tras escuchar eso, se sintió muy mal por decirle eso y se disculpó: — ¡No era mi intención, la verdad! ¡Perdón, perdón! —

— No pasa nada. —  Añadió, al final su tía, al ver que su sobrina casi iba a llorar por haberle sentido mal.

Entonces, la conversación terminó súbitamente, porque el autobús llegó a su parada y bajaron. Estaban en una gran explanada, casi a las afuera de la cuidad, un lugar en dónde se veían edificios de diez pisos entre grandes descampados abandonados y enormes fábricas. Así lo recordaba Nadezha, ya que ha cambiado mucho desde entonces.

— ¿Y dónde está el cementerio? — Y eso le preguntó su tía, mientras miraban por todos lados, buscándolo.

— ¿No te acuerdas? ¡Tenemos que seguir ese camino! — Respondía Nadezha, mientras le señalaba el camino a dónde le llevaban al cementerio.

Era el único camino que no estaba asfaltado de todos los que terminaban en la explanada, estaba rodeado de grandes árboles e iba recto hacia al norte. Y ellas dos se dirigieron por aquel sitio.

— ¡Pues, ya lo recuerdo! ¡Esto no ha cambiado absolutamente nada! —Exclamó la tía, cuando llegaron a la entrada del cementerio, mientras observaba la puerta de hierro que estaba, obviamente, abierto.

Y después de quejarse, diciendo que aquella puerta ya estaba tan oxidada que se iba a caer a pedazos de un momento para otro, añadió esto: — De todos modos, este lugar sigue siendo muy muerto. —

— Pero si está lleno de gente. — Le replicó Nadezha, mientras observaba la gente que entraba y salía para darles flores a sus familiares fallecidos. Y, observó a lo lejos un montón de personas siguiendo a otras que llevaban un ataúd a cuestas.

— No me hagas caso. Solo era un chiste. — Le dijo su tía, algo avergonzada.

— ¿En serio? — Soltó Nadezha, sorprendida, de que eso era un chiste.

— Bueno, lo importante es que hemos llegado. — Y su tía la ignoró, mientras se introducía en el cementerio.

El cementerio en dónde estaban ellas era el más grande de toda la cuidad y contaba con multitud de tumbas, desde grandes panteones hasta nichos que creaban un pequeño laberinto. E incluso había, en un lugar muy escondido, fosas comunes.

Al entrar, caminaron por el camino que llevaba a la capilla, el cual estaba situado en el centro de todo el complejo, sobre una pequeña colina. Al llegar ante ella, se dirigieron hacia al oeste, bajando bajo la sombras de grandes abetos.

Y, al final, ellas llegaron a la tumba en dónde descansaban los padres de Nadezha, el cual estaba a los pies de una estatua que simbolizaba a las familias que pertenecían los fallecidos. También había un montón de flores, y algunas ya estaban marchitadas.

Entonces, Nadezha, quién se trajo un ramo de flores, los cambió por las marchitadas, y, mientras hacía eso, su tía soltó esto:

— Se nota que es un cementerio. — Eso decía, mientras observaba a su alrededor. Apenas veía alguien y la única vida del que presenciaba eran los pájaros y las ardillas que estaban en los árboles.

— No es como que haya mucha gente que quiera estar aquí. — Le replicó su sobrina. Tras decir eso, su prima soltó estas palabras:

— ¿Cómo tu amiga, no? —

Entonces, recordó que la última vez que fue con Mao al cementerio, su tía estaba allí. Es más. Fue con ellas, después de que su familiar le pidiera el favor de traerle a la tumba de sus padres el año pasado.

— Anda, ¡es verdad! — Nadezha se sobresaltó un poco, al recordarlo.

— ¿No decías que tenías una buena memoria? — Y su tía le soltó esto, entre risas. Algo que le molestó un poco a Nadezha, quién le replicó:

— Pues claro que lo tengo. Recuerdo también que te hice una promesa. —Eso le decía, mientras recordaba aquel día.

Estaban delante, observando la tumba de la pareja con un silencio sepulcral. En algún momento, su tía soltó esto:

— ¡Perdón por pedirte este favor! — Se sentía mal por pedirle que le llevara ante la tumba de sus padres. No deseaba que tuviera que recordar cosas feas.

— No me molesta, en absoluto…— Pero Nadezha, estaba bien, sin pensar en cosas que le podrían entristecer.

— Aunque, ella…— A continuación, su tía le señaló a otra persona que las estaba acompañado, Mao.

— ¡No estoy temblando de miedo ni nada parecido! ¡Estoy bien! — Se le notaba bastante que era lo contrario de lo que decía, mientras temblaba como un flan y miraba de forma paranoica todas las tumbas que nos rodeaban.

Nadezha, a continuación, le intentaba quitar el miedo diciéndole que no debería tener miedo, porque ella estaba a su lado, mientras le daba la mano y él le repetía que no era eso, a la vez que le agarraba fuertemente.

Mientras tanto, su tía seguía mirando la tumba, mientras su cara se llenaba de rencor y rabia. Al pasar casi un minuto o más, soltó esto:

— ¡Qué triste, la verdad! Tuvieron que morir cuando ya parecía que el terrorismo ya estaba desapareciendo de Shelijonia. — Estaba pensando en voz alta. — Todo esto es por culpa del gobierno useño…—

— ¿Él qué? — Y, entonces, Nadezha, al oír sus palabras, se dirigió hacia ella.

— La gente que nos gobiernan, realmente. No. Los que nos invadieron. Ellos hicieron cosas horribles para dominarnos. Fueron, los que empezaron esta ola de violencia que no ha parado hasta hace poco. —

Mao le preguntaba a Nadezha de qué estaba hablando, a la vez que mi amor  observaba fijamente a su tía. Veían cómo apretaba sus puños fuertemente, mientras soltaba aquellas cosas con aquella mirada llena de rabia y ella empezó a sentir los mismos sentimientos.

— Por la culpa de esos desgraciados,… — Mientras tanto, su tía seguía hablando. — Unos cientos de imbéciles empezaron a matar personas indiscriminadamente…No, en realidad, solo le copiaron a los primeros que hicieron eso. — Parecía como si se hubiera olvidado de la existencia de niñas a su alrededor, expulsando una furia y rencor que ocultaba en su interior. Nadezha solo la miraba en silencio.

Y ella podría haber seguido soltando toda su frustración, pero estas palabras la hicieron volver a sí misma: — No lo entiendo…—

Era Mao, quién soltó aquel comentario sin querer, tal vez porque ya se estaba sintiendo muy incómodo o no quería seguir viendo como la tía de su amiga expulsará su odio. Aquellas palabras la hicieron callar.

— Ah, perdón. No era mi intención soltar esto. — Se disculpó y Nadezha empezó a hablar:

— Pero papá decía cosas parecidas. Nunca me lo decía a mí, sino a mamá y a otras personas. — Nadezha recordaba cómo su padre hablaba mucho de política con casi todo el mundo.

— Él quería que Shelijonia dejará ser parte de los Estados Unidos, ¿tú, también, no? — Y al final, le preguntó esto.

Su tía ni se lo pensó dos veces, para darle una respuesta: — En verdad, sí. Quiero a una Shelijonia independiente, liberarla de las garras de los Estados Unidos. —

Entonces, Nadezha se le acercó. Ella sabía que eso era el mismo deseo de sus padres, y deseaba cumplirlo. No solo por ellos, sino por su tía y su familia, por todos los que vivían en la isla. Por eso, le ofreció su mano:

— Entonces, yo te ayudaré. Podríamos empezar, ahora mismo. — Eso le soltó con una sonrisa, mientras Mao las miraba en silencio.

Su tía sonrió al escuchar sus palabras. Luego, se agachó para acarearle la cabeza, mientras le decía esto:

— Es algo muy complicado, debes de ser grande para hacerlo. — Añadía con algo de pena.

— ¿Tanto tiempo? — Protestó Nadezha muy desilusionada.

— Lamentablemente. — Soltó unas risas, para luego preguntarle a su sobrina esto: — ¿Pero, me prometes ayudarme cuando seas tan grande como tu tía? —

— Pues claro que sí. — Y ella se lo dijo bien claro.

A continuación, juntaron sus meniques y soltaron estas palabras, las dos juntas, aunque, más bien, Nadezha solo repetía lo que le decía su tía:

— Cuando sea grande, me uniré a ti y haré lo que todo un shelijoniano, un ruso de corazón debe hacer. Liberar a su patria de las garras de aquel que nos invadió, con engaños, y se alzó como nuestro dominador. —

Mientras recordaba aquellos hechos, su tía se quedó mirando fijamente las tumbas de sus familiares, con mucha nostalgia.

— ¡Ya ha pasado casi un año, desde entonces! ¡Qué rápido pasa el tiempo! — Comentó su tía, tras estar un buen rato en silencio, haciendo volver a la realidad a Nadezha.

— Espero que sea rápido. — Ella añadió esto. Su tía le preguntó qué quería decir exactamente y le soltó esta respuesta: — En hacerme mayor. —

Esas palabras la alegraron y las dos, a continuación, decidieron seguir mirando en silencio aquellas tumbas.

FIN DE LA PRIMERA PARTE

Estándar