Centésima decimocuarta historia

Delirio paternal: Quinta parte, centésima decimacuarta historia

— ¿¡De verdad te has encontrado con papá!? — Le gritaban las gemelas, muy sorprendidas y preocupadas. — ¡¿No te habrá hecho daño, no!? —

Josefina les respondió que no le hizo daño y luego empezó a explicarle cómo fue su encuentro con él. En resumen, apareció delante de ella, le preguntó su nombre y le explicó que era el padre de las gemelas. Cuando ella oyó se puso tan pálida que no pudo atreverse a correr, mirándolo con una cara de puro horror. Éste, al notarlo, le dijo que no le iba a hacer nada, solo le quería pedir un favor, que les dijera a sus queridas hijas de que se volvió buena persona, dejó la horrible secta y se dio cuenta de todo el mal que les hizo y que desearía tener una nueva vida con ellas, empezar de cero. Ya no iba a volverse loco nunca más, ni les iba a amenazar, ni se olvidaría de comprarles todo lo necesario. A partir de ahora, sería un buen padre.

Como era de esperar, pudo conmover fácilmente a Josefina, que incluso le entraron ganas de llorar mientras escuchaba sus palabras. E incluso se puso a soltar lágrimas, mientras se los explicaba a sus amigas Alex y Sanae.

— ¡¿Entonces, es eso lo que te ha dicho nuestro papá!? — Le preguntaron las gemelas, cuando terminaron de escuchar a Josefina. No sabían cómo reaccionar.

— ¡En serio! ¡Él está muy arrepentido, de verdad! ¡Denle una nueva oportunidad! — Les respondió Josefa.

Alex y Sanae se quedaron muy pensativas, con las cabezas cabizbajas y muy serias. Malan se quedó observándolas, preguntándose qué estarían pensando, seguramente estaban enfrentándose a un gran dilema. Entonces, Jovaka intervino inesperadamente, solo para decir esto:

— Yo si fuera vosotras, no debería confiar en ese hombre. —

— ¡¿Por qué, dices eso!? ¡Él está muy arrepentido, de verdad! ¡Me lo dijo! ¡Ya no harán más cosas malas y vivirán como una familia feliz! — Le replicó duramente Josefina. Jovaka suspiró y continuó:

— Como siempre, no te has dado cuenta de que esto es muy raro. — Josefa le preguntó qué quería decir con eso y Jovaka cambió de tema: — De todas formas, hagan lo que quieran, pero yo desconfiaría y mucho. —

Con esto dicho, Jovaka volvió hacia lo que estaba haciendo, es decir, seguir jugando a algún videojuego, mientras Josefa se quejaba de su actitud.

Entonces, Malan habló: — Aunque me sorprende, estoy de acuerdo con la chica ex-misógina. — Jovaka protestó, preguntándole qué quería decir con que le sorprendía. — Yo también dudaría. —

— ¡¿Tú también, Malan!? — Le preguntó Josefina, algo consternada. No se lo esperaba. Ella solamente le movió afirmativamente la cabeza muy seria.

Malan no se atrevió a contarles lo sospechoso y aterrador que les pareció su padre cuando se encontraron, de que parecía planear algo oscuro. Solo se quedó de nuevo en silencio, al igual que las gemelas, que apenas dijeron nada. Alex y Sanae estaban llenas de dudas, se miraban mutuamente, con unos rostros que decían claramente qué iban a hacer. Josefina, al ver como el silencio se volvió tan incómodo, intentó decir algo:

— Por cierto, hace un buen tiempo hoy, ¿a qué sí? — Pero nadie contestó.
Entonces, las dos gemelas se levantaron de repente y le preguntaron a Josefina esto:

— Bueno, ¿papá te ha dicho algo más? —

— Pues, él me dijo que cuando os decidías, él os estará esperando en la casa. Bueno, tenéis que llamar antes y todo eso. — Les respondió.

— Entonces tenemos que pensarlo. — Le dijeron las gemelas a Malan y a Josefina. — Así que vamos a subir a la habitación de Mao a hablar entre nosotras, ¿vale? —

Y tan rápido como dijeron eso, se fueron a la habitación de Mao. Luego, Josefina, al ver el feo ambiente que provocó aquella gran noticia, empezó a sentirse algo preocupada:

— ¿Estarán bien, verdad? — Le preguntó a su amiga Malan, pero ésta no contestó.
Estaba preguntándose qué podría hacer con esta situación. Deseaba que las gemelas decidieran no volver con él, pero sabía que era su padre y que ellas le querían, a pesar de todo. Si un ser querido te dijera que había cambiado para bien y deseaba rehacer su relación contigo y empezar de nuevo, lo normal es que aceptarás. Por esa razón, creía que ellas aceptarían volver a su casa.

Mientras no hayas sido engañado con la misma promesa varias veces o el odio hacia esa persona, aunque haya sido querida, no sea muy fuerte, entre otras ciertas condiciones, cualquiera aceptaría eso, volver a empezar con alguien querido.

— ¿Malan? ¡Tierra llamando a Malan!— Por otra parte, Josefina no dejaba de llamar a su amiga, que estaba tan concentrada en sus pensamientos que parecía que estaba en otro mundo.

Y ésta seguía pensando, preguntándose aún qué podría hacer. Intentó dudar sobre sus sospechas, creerse que solo fue una impresión errónea, y de que realmente había cambiado y quería volver con sus hijas. Josefina podría tener razón y que ella solo estuviera imaginando cosas y no debería estar tan preocupada por las gemelas. Aún así, le era imposible, su intuición le decía que aquel hombre era peligroso y que deseaba hacerles algo malo a sus amigas. ¿¡Entonces, qué podría hacer!?

— ¡Vamos, Malan! ¡Respóndeme! — Al final, esas palabras devolvieron a Martha a la realidad, después de que Josefina se pusiera a balacear los hombros de la africana de un lado para otro.

— ¡Ah, ¿qué quieres lenta simpática?! — Le preguntó Martha y ella le dijo esto:

— ¡¿Crees que estarán bien!? —

— Eso espero…— Eso fue lo único que pudo responder la africana.
Durante las próximas dos horas el silencio, que solo era roto por la música del videojuego que estaba jugando Jovaka; dominó el lugar. Martha no dejó de pensar sobre la situación y Josefa se quedó dormida, esperando a que la situación dejara de ser tan seria. Entonces, fue cuando las gemelas salieron del cuarto. Al notarlo, Malan se levantó, las miró y les preguntó:

— ¡¿Cuál es vuestra decisión!? —

— Pues verás, lo hemos estado pensando detenidamente…— Les decían las gemelas, algo avergonzadas. — Y nosotras creemos en nuestro padre, esto puede ser una locura, pero vamos a volver a nuestra casa. —

Malan no pudo evitar ocultar su cara de desánimo, al ver que había acertado. Luego, añadió, ocultando lo apenada que estaba:

— Ya veo, así que eso lo que habéis decidido. — Si esto era lo que habían elegido, no se sentía capaz de hacerles cambiar de opinión y que denegaran de esa opción. Tenía que respetar la decisión que acordaron ellas.

— Realmente nosotras queremos mucho a nuestro papá y si él nos dice que ha cambiado, es que tiene razón. — Comentaron las gemelas, justificando su elección. — Él es nuestra única familia, después de todo. —

Dieron una pequeña pausa y observaron detenidamente toda la casa de Mao, recordando los buenos momentos que pasaron entre estas paredes y una parte de sus corazones les decía que no querían irse. Luego, siguieron hablando:

— Aunque bueno, nos hemos divertido mucho en la casa de Mao. — Se dieron cuenta de que parecía una despedida y modificaron sus palabras: — De todas maneras, iremos a dormir aquí cuando sea posible. —

Exageraban un montón, pero es que no solo iban a echar de menos dormir todos los días en aquella casa, sino también las deliciosas comidas que se preparaban, porque tendrían que aguantar la pobreza que había en la suya.

— ¡Qué bien por vosotras, me alegro mucho! ¡Espero que seáis muy felices con vuestro padre! — Eso les decía una Josefina muy somnolienta, que se frotaba los ojos mientras bostezaba; pero muy feliz, por ver que una familia se había reunido de nuevo.

Entonces, Diana apareció en escena, que se levantó de su larga siesta y lo oyó. Bajó las escaleras como un huracán, gritando como loca:

— ¡Espelan, ¿Alex y Sanae se ban? — No se lo podría creer.

Josefina le explicó lo qué pasó y lo que consiguió fue esto:

— ¡N-no se vallan, no se vallan! — Eso gritaba descontroladamente Diana, mientras lloraba como una magdalena. No quería que ellas se fueran de su casa, se divertían mucho con las gemelas e incluso las estaba considerando como sus propias hermanas. Mientras que Alex, Sanae y Josefa intentaba consolar a la pobre niña desesperadamente, Martha Malan tuvo una idea para comprobar si sus sospechas estaban en lo cierto y a la vez proteger a sus amigas si sus temores se hacían realidad. Con la futilidad de un rayo, el berrinche de Diana provocó, de alguna manera, que diera con la solución.

— ¡No te preocupes, mujer! — Las gemelas seguían intentando consolar a la pequeña Diana. — ¡Seguiremos yendo por aquí! —

Pero aún así ella no paraba de llorar, Alex y Sanae, algo felices porque Diana les había cogido mucho cariño, les daba tanta pena que no tuvieron más remedio que decir esto:

— Además, estaremos una última noche aquí, ¡así que no llores! — Le dijeron al unísono.

— ¿¡En serio!? — Y Diana soltó esto, mientras se limpiaba las lágrimas.

— Sí, no nos iremos así como así. — Las dos chicas se pusieron a hacer poses ridículas, mientras decían esto al unísono. — Mañana volveremos a casa, pero ahora vamos a celebrarlo a lo grande, con una gran fiesta y una pijamada inolvidables. —
Gracias a Diana, tuvieron esta idea. Quería una despedida a lo grande, una cena inolvidable; antes de volver a vivir con su padre.

Aunque Mao parecía un poco rácano y algo obsesionado con el dinero, con él siempre podrían comer bien y comprar algunos caprichos y no era nada comparado con el padre de las gemelas, que era la mezquindad en persona.

— ¡Es una buena idea! ¡¿A qué sí, Diana!? — Le dijo Josefa a la pequeña, muchísimo más entusiasmada con la idea que ella, que movió la cabeza afirmativamente.
Mientras las cuatro chicas empezaron a hablar de cómo montarlo, muy animadas y felices; Malan las observaba con una mirada de intranquilidad, convenciéndose de que no era el momento más indicado de decirle a las gemelas lo que tenía planeado hacer, podría fastidiar todo el buen ambiente que se habían montado. Jovaka, que tampoco recibió muy entusiasmada lo que querían hacer ellas, la observó durante unos segundos, antes de volver a sus videojuegos. A continuación, ellas decidieron llamar a Clementina y a Alsancia por teléfono para decirles la noticia y que compraran lo necesario:

— Me alegro muchísimo por vosotras, la verdad. Por fin, esa horrible secta dejó de controlar a vuestro papá, ahora podréis vivir felices. — Eso decía una Clementina eufórica a las gemelas, antes de rebañar su plato de comida. Hasta le estaba entrando muchísimas ganas de llorar de pura felicidad.

Eran las nueve y media de la noche, habían pasado varias horas de que las chicas le dijeron a Clementina y a Alsancia por teléfono la buena noticia. Ésta se puso tan feliz que compró tanta comida que iba a sobrar para los días siguientes. Con estas inesperadas compras, mentalmente le pedía perdón a Mao por utilizar más dinero del que iban a necesitar.

La comida, que fue preparado junto con todas las chicas, salvo Jovaka; le salió perfecta y todas estaban disfrutándolo. Y para que fuera una fiesta, pusieron un canal en dónde solo salían videoclips, a un volumen apropiado para no molestar a los vecinos.

— ¡¿A qué sí!? ¡Al final, las cosas han acabado muy bien! — Comentó Josefina, igual de feliz que ella, mientras le echaba un poco de jugo a Diana.

Clementina se acordó de algo y le preguntó a Josefina y a Malan si habían llamado a sus familias. Después de que las dos chicas le dijeran que sí, la mexicana observó la expresión de intranquilidad que tenía Alsancia, que estaba a su lado; y le preguntó esto:

— ¡¿Por qué esa cara tan larga, Alsancia!? — Ésta quiso mentirla, pero no pudo hacerlo, así que dijo la verdad. Utilizando el lenguaje de los signos, le dijo que esto le parecía muy raro y extraño. No quería aguar la fiesta que estaban teniendo ni la felicidad de las gemelas, pero ella también tenía un mal presentimiento.

— ¡¿Tú también!? Malan y Jovaka también han dicho eso… — Protestó Josefina, quién se preguntaba por qué todas desconfiaban tanto de aquel hombre.

— No te preocupes, Alsancia. Tienes que ser positiva. —

— ¡Estaremos bien! — Intervinieron las gemelas, poniendo poses ridículas, para tranquilizar a su amiga. — ¡Seguro que sí! —

Alsancia no pudo evitar esbozar una pequeña sonrisa, aunque esas palabras no ayudaban mucho a que dejara de sentirse inquita. Además, había otra razón que le ponía algo triste, algo que todas las chicas tenían en mente, pero intentaban ignorar, hasta que Jovaka dijo cabizbaja y en voz baja:

— Ojalá Mao estuviera aquí…— Al darse cuenta de que dijo esto sin pensar, se tapó la boca y les soltó a los demás que no había dicho nada. Ellas que lo habían oído perfectamente comentaron muy apenadas:

— Tienes razón, ojalá que Mao estuviera aquí…— Comentó Josefina con tristeza, como si él estuviera muerto.

— Es un poco aburrido sin sus quejas. — Añadieron las gemelas. — ¡¿Por qué se tuvo que ir!? —

Ellas aún no habían asimilado que Mao se había marchado a un viaje de autodescubrimiento y las dejarán en casa.

— Tampoco Leonardo está aquí,… —Y Clementina añadió esto, mientras se acordaba de su primo. — Me preguntó cómo estarán…—

Echaba de menos a Mao, pero muchísimo más a su primo, ella se sentía realmente sola sin él y no dejaba de preguntarse cómo estaba y cuándo volverá. Le entraron ganas de llorar, con solo recordarlos.

— Jo, yo quielo estal con el tío Leonardo y Mao. — Y Diana también estaba así, y muy enfadada con ellos, por no haberla llevado a aquella aventura.

Al ver que el buen ambiente que consiguió tener aquella fiesta empezó a desaparecer, Josefina actuó e intentó animarlos:

— ¡No os pongáis así! ¡A Mao no le gustaría que os pongáis tristes porque se fue! —

— Mao volverá, así que nosotras no debemos entristecernos. Es más, ¡hay que celebrarlo más que nunca en su honor, y el de Leonardo también! —

Y Martha Malan ayudó a Josefina, animando la fiesta con una actuación tan sobreactuado que hizo reír a los presentes. Todas las demás chicas le dieron la razón y decidieron, con una gran sonrisa, celebrar esta fiesta a lo grande.

Y después de dos horas de pura diversión, y tras ser regañadas por los vecinos por el ruido que provocaron, todas las chicas empezaron a preparar los futones para dormir:

— Hoy ha sido muy divertido. — Eso decía Alex, mientras terminaban su cama. Añadió su gemela: — De verdad, debemos repetirlo. —

— Cuando vuelva Mao, le haremos una gran fiesta a su honor. — Comentó Josefina, quién se tiró al futón así sin más, y se quedó dormida tan rápido que ni le dio tiempo ponerse entre las mantas.

Al ver eso, las gemelas se sorprendieron con su rapidez y lo comentaban. Malan la tapó con las mantas, para que no tuviera frío, con mucho cuidado para que no se despertara. Después de eso, las gemelas le preguntaron esto:

— ¡¿Lo has pasado bien, Malan!? —

— Sí, ha sido divertido, aunque os habéis pasado un poquito. — Les respondió Malan.

— No nos eches la culpa, no pudimos evitarlo. — Le molestaron un poco eso, pero no le dieron mucha importancia. — Pero lo importante es que nos hayamos divertido. —

— Tal vez…— Y las tres empezaron a reírse, tapándose la boca al darse cuentan de lo que estaban haciendo. No querían despertar ni a Josefina ni a Alsancia, que también se había quedado dormida como un tronco.

Entonces, Martha Malan se dio cuenta de ya era hora para comentarles algo importante: — Por cierto, tengo que deciros una cosa…—

— ¡¿Qué es!? — Preguntaron muy curiosas las dos gemelas. — Eso, eso, ¿¡qué es!? —

— No me sentiré segura con el hecho de que volváis con vuestro padre, así que me iré a dormir mañana a vuestra casa…—

Esas palabras llenas de seriedad dejaron a las gemelas muy boquiabiertas, no se esperaban que su amiga fuera capaz de hacer eso por ellas.

— ¡¿Malan…!? — Decía Sanae, incapaz de soltar algo más. Su hermana dijo a continuación esto: — ¡No te preocupes, nosotras estaremos bien! ¡Así que no hace falta…! — Intentó convencerla de lo contrario, pero Martha la interrumpió:
— No, no puedo, estoy muy preocupada. A decir verdad, yo…— Y decidió decirles lo que le pasó, con el siniestro encuentro que tuvo con el padre de las gemelas, con todo lujo de detalles.

— ¡¿De verdad, pasó eso!? — Eso gritó Alex, después de escucharlo.

— Es por eso que pudiste adivinar lo que quería decirnos Josefina, cuando volvió. — Añadió su hermana Sanae.

Se sintieron un poco mal por el hecho de que su padre tuviera que comerles el cerebro a sus amigas para convencerlas. Más bien, les daba rabia que no se atreviera acercarse a ellas para que le pidieran perdón.

— Eso ya nos parecía muy sospechoso. — Continuó Alex.

— Es normal, Mao se fue a viajar y al día siguiente nuestro padre aparece, meses después de que aquel incidente y sin contactar con nosotras; eso es muy sospechoso. — Le entraron ganas de llorar. — Pero aún así creíamos que tal vez nuestro padre se volvió bueno. —

Malan recordó cuando dijeron que aún querían a su padre y entendía un poco sus sentimientos. Después de todo, era un ser querido para ellas, a pesar de todo el mal que les haya causado; y no hay mejor alegría que el hecho de que hayan cambiado para mejor.

— Tal vez haya mejorado como persona, pero aún así creo que sería mejor que os acompañase. — Añadió Malan muy compasiva, pero dejando claro que no iba a las iba a dejar solas con ese hombre.

— No sé,… — Decía Alex, muy indecisa. — Sería divertido llevarte con nosotras a nuestra casa, aunque sea muy pobre…—

— Pero si papá sigue siendo el mismo de siempre, te pondremos en peligro. Si te pasará algo, nos sentiríamos muy tristes. — Y Sanae terminó la frase.

Por esa razón, intentaban negarle a Malan esa idea. Jamás invitaron a sus amigas a su casa por el miedo de que su padre, a pesar de que él siempre intentaba mantener las apariencias, se volviera loca y les hicieran daño. Ni menos ahora, que no sabían cómo iba a actuar. Aún así, esa idea de llevarla a dormir a su hogar era muy tentadora y deseaban decirles que sí.

— Entiendo. De todas formas, seguiré insistiendo. Seguro que si estoy con vosotras, puede evitar que vuestro padre pierda la razón, tal vez. Además, he aprendido algunas cosas de autodefensa y técnicas de diferentes artes marciales. Podré defenderme yo sola. — Comentó Malan, decidida a convencerles.

— ¡¿En verdad…!? — Dijeron al unísono las gemelas. Se miraron la una a la otra, preguntándose qué podrían hacer, qué iban elegir. Así estuvieron unos cuantos segundos, hasta que finalmente cedieron:

— ¡No tienes remedio! — Decían alegremente. — Esperemos que no tengas que arrepentirte de esto…—

— ¡No se preocupen, no lo haré! — Añadió Malan, intentando mostrar una imagen de seguridad.

Entonces, apareció Jovaka, que tuvo que dejar el videojuego por órdenes de Clementina, y ya se iba a acostar. Les preguntó de qué estaban hablando y ellas le respondieron nerviosamente que no era nada, extrañando un poco a la serbia, pero que no le dio mucha importancia.

Y tras esto, se acostaron en los futones y apagaron las luces. Martha Malan se quedó observando el techo, con los ojos abiertos. No dejaba de pensar en todo lo que había pasado aquel día y las cosas que le podrían ocurrir en los siguientes. No podría dejar de recordar aquella última frase que pronunció el padre de las gemelas:

— Bueno, ya no te molestaré más, Martha Malan. Solo espero que no te arrepientas. —

Con solo recordarlo, ya le entraba escalofríos. Sabía que aquel hombre no iba a hacer algo bueno y necesitaba detenerlo. Intentó asimilar el hecho de que podría acabar muy mal, sobre todos los riegos que ella iba a sufrir; y al pensar en esas cosas solo le provocaba mucho miedo y pánico. Algo que le frustraba, porque sabía que eligió aquella decisión por su propia voluntad y tenía que aceptar todas las consecuencias.
Aún así, estaba decidida a soportar cualquier problema, no solo por sus amigas, sino por Mao, porque le pidió que protegiera a esas chicas en su lugar y no quería defraudarlo.

— ¡¿Qué haría Mao!? — Se preguntaba en voz baja, antes de cerrar sus ojos y ponerse a dormir.

FIN DE LA QUINTA PARTE

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s