Centesíma decimasexta historia

Nadezha y los niños de Shelijonia: Octava parte, centésima decimosexta historia.

Tuvieron que pasar unos varios minutos para que pudieran reacciona. Algunos, como Sheldon, no se lo tomaron muy bien:

— ¡No me lo puedo creer, no me lo puedo creer! ¡El rarito de Charlie ha conseguido novia! ¡Es imposible! — Él gritaba como loco, mientras golpeaba el suelo lleno de furia, llorando un poco, provocando que los demás se preguntaban por qué eran amigos.

— ¡Es increíble! ¡¿Cómo lo has hecho!? — Por su parte, Howard Patton, decía esto lleno de admiración, junto con Persing, que se sentía de igual forma: — ¡¿Qué secretos has usado para conseguir tan milagro!? — Su amigo no sabía que responderles, salvo que siguió los consejos que dio Nadezha para conseguir novia.

— ¡Vamos a ver, ¿de qué consejos dices!? ¡Yo nunca di unos, de eso estoy segura! — Le replicó Nadezha, después de salir del bloque e incapaz de encontrar aquello que le decía Charlie.

— Pues cuando decías eso de la objetivación y cómo hay que tratar a las chicas. — Eso le dijo él, a continuación.

Nadezha lanzó un grito de compresión, al darse cuenta de que se refería a la “clase” que les dio a los chicos, después de que los chicos le pidieran a ella que le buscaran novia. Rió un poco, antes de añadir esto: — Eso no eran consejos, eran otra cosa. Bueno, ya ni importa. —

— Enhorabuena,…—  Le habló Jackie, de forma dubitativa, quién no sabía si alegrarse o no por la noticia. —…supongo. — Luego, preguntó: — ¿No decías que no te interesa tener novia? —

— No me interesaba, pero quería tratar mejor a las chicas. — El intentó explicárselo. — ¡Y pum! Una se me declara. — Pero no le salió bien.

— ¡¿Eso es todo!? — Y eso provocó que Sheldon le lanzara estas palabras, burlándose de forma muy hiriente a su amigo. — Seguro que eso es todo un cuento, puras mentiras de loco. —

— ¡Es cierto, si no se lo pregunta a Carleen, que es mi novia! —

Él volvió a sorprender a todos sus amigos, revelando quién era con gran seguridad. Salvo Jackie, que preguntó quién era, el resto supo de quién se trataba, aumentando así su desconcierto.

— ¡Espera, espera, un momento! — Gritó Vladimir. — ¡¿Tú estás hablando de la misma Carleen, esa niña presumida y engreída!? —

No tenía buena imagen de esa chica, la cual siempre se burló y despreció de los niños más feos y estúpidos de la clase. Esa pregunta inesperadamente provocó cambios en aquel rostro que rara vez mostraba emotividad, arqueó las cejas con una mirada de enfado y se acercó a Vladimir mientras echaba aire por la nariz.

— ¡No me mires así, esa es la verdad! — Le cogió las mejillas y empezó a estirajarlas lo máximo posible. Le gritó esto rápidamente, cuando veía que Nadezha iba a actuar para quitarle las manos de encima: — ¡Vale, vale! ¡Retiro lo que he dicho! —

Nadezha le gritó muy molesta por qué le hizo eso a Vladimir, Charlie no respondió, solo mostró gestos de molestias. El novio de la albina recordó que aquella chica nunca habló mal de su amigo, dándose cuenta de que había un punto en que concordaba, más o menos, con el hecho de que se le hubiera declarado. A continuación, intervino Sheldon:

— Eso es más estúpido todavía, ¡una de las niñas más guapa de nuestra clase se te ha declarado! ¡Tan estúpido como el culo de una vaca! ¡Ni siquiera te hablas con ella en el colegio! —

— La verdad es que él apenas habla con los demás cuando estamos en las clases. — Añadía Jackie, tras darle un codazo a Sheldon para hacerlo callar. — Incluso pasa de nosotros en los recreos. — Su rostro dejaba claro que no le gustaba esa parte de Charlie, algo que éste ignoró, soltando esto:

— Si me hablo con ella, su mamá y los míos son amigos y muchas veces me voy a jugar a su casa. —

Todos se quedaron sin habla de nuevo, incapaces de asimilar que él nunca les dijo anteriormente eso.

— ¡¿En serio!? ¡Nunca nos has contado de esto! — Le gritó Jackie, aun cuando sabía que su amigo nunca les contaba nada. Eso le sentó algo mal y a la vez provocaba que todo lo que les estaba contando tenía sentido.

— Nadie me pregunto, así que nunca lo dije. — Contestó fríamente Charlie, de una forma que hirió a todos los chicos, como si no eran amigos.

— ¡Maldito desgraciado, mientras nosotros sufríamos por no hablar con las chicas, tú tienes amigas! — Sheldon cayó al suelo de nuevo y empezó a golpear el suelo con las manos con rabia y furia. — Y yo creía que éramos amigos. — Le molestaba más el hecho de que éste se relacionaba con una chica y se le declaro que no haberle dicho lo de Carleen.

— ¡¿Creías!? — Charlie puso una cara diciendo claramente que no sentía lo mismo que decía Sheldon. Para él, no era un amigo, solo un pesado feo y tonto al que le gustaba molestar y fastidiar. Éste le replicó duramente con lágrimas de cocodrilo, mientras los demás volvían a preguntarse seriamente si de verdad esos dos se podrían considerar amigos.

A continuación, los demás decidieron ignorar a Sheldon, ellos le dejaron hablando solo, mientras lloriqueaba por el hecho de que el mundo fuera tan injusto, dándole una novia a ese rarito y no a él. Se sentaron en los sofás y Charlie le soltó esto, a continuación:

— Ahora que tengo novia, ¡¿qué tengo que hacer ahora!? —

— Pues, ¡¿lo normal, no!? — Respondió Nadezha muy nerviosa, no tenía idea de cómo contestar. Charlie le preguntó qué era eso y ésta no tuvo más remedio que intentar explicárselo. Tras pensar durante varios segundos, su nueva respuesta fue ésta:

— Ya sabes, el amor es como una flor…—  Aunque le daba muchísima vergüenza soltar esto, que era una verdadera cursilada. —…tienes que cuidarla y regarla todos los días para que no se pudra. —

Esperaba quedar bien con esas palabras, pero le salió tan cursi que los chicos no pudieron contener las carcajadas.

— ¡Dejen de reírse! — Les gritaba Nadezha, muerta de vergüenza. — ¡Es una buena metáfora, si lo piensan bien! — Vladimir y Jackie le dieron la razón sinceramente. Patton y Howards se callaron, aunque sus caras decían claramente que, para ellos, era una cosa muy estúpida. Charlie, por su parte, se quedó muy pensativo, le parecía muy extraño lo que le dijo la albina. Al pasar unos segundos, decidió preguntarlo:

— ¡¿Entonces, tengo que echarle agua cada día para que no se pudra!? ¡Ella es una humana, no una planta! — Se había tomado las palabras de Nadezha de una forma muy literal.

— ¡¿Qué parte no has entendido de que es una metáfora!? — Charlie le replicó que no sabía lo que era eso. Nadezha dio un suspiro de fastidio y decidió esforzarme más en explicarle lo que le quería decir: — Bueno, vamos a ver, lo que quiero decir es que debes ser muy atento con esa chica, apoyarla en todo momento tanto en los malos y buenos momentos, darle amor, estar casi siempre junto con ella, crear unos maravillosos recuerdos juntos… — No se le ocurría nada más, así que decidió terminar: — Todo ese tipo de cosas que se hace para que haya amor, ¿¡entiendes!? —

Charlie se quedó callado durante varios segundos para luego añadir estas palabras con enorme desánimo: — Eso parece muy complicado. —

— Se te pasarán volando cuando te des cuentas, puede que haya pasado varios años, supongo…— Le replicó Nadezha, algo molesta por  el rostro que puso Charlie. Esto provocó que decidiera decirle esto de forma muy seria: — Por otra parte, te voy a preguntar algo muy importante…—

Todos se quedaron callaron y tragaron saliva, al notar lo seria que se puso ella. Nerviosos, se preguntaban qué era lo que le quería decir a Charlie, que esperaba indiferente aquella pregunta. Tras respirar e inspirar, esto fue lo que salió de los labios de la albina: — ¡¿Tú sientes algo por esa chica!? —

— ¡¿Por qué preguntas eso de repente!? — Le dijo Jackie.

— Si tu no sientes nada por ella, deberías haberla rechazado. Aceptar ser el novio de alguien solo porque se te declaro, dándole un “sí” así por así, no es lo mejor que puedes hacer. No solo será una relación que va a durar muy poco tiempo, también será una experiencia horrible para ti. —

— Puede que se enamore poquito a poco de la otra persona. — Le replicó Jackie a Nadezha.

— O enamorarte de otra. — Añadió ella, antes de dirigirse otra vez a Charlie y soltarle esto: — En fin, contesta seriamente. —

Nadezha se le quedó mirando fijamente, mientras esperaba una respuesta. Charlie no decía nada, solo miraba por todas partes sin parar, cómo si buscaba alguna que le inspirara para soltar la respuesta o intentará evadir lo máximo posible la pronunciación de lo que pensaba. Tuvieron que pasar unos varios segundos más, después de que la albina, le diera prisa en responder su pregunta de una vez. Al final, soltó esto, muy indeciso:

— Supongo que sí…— Lo dijo de una forma tan dubitativa, que Nadezha le repitió la pregunta. Esta vez decidió ser sincero: — Tal vez, no lo sé…—

Aunque no lo parecía por fuera, el interior de Charlie tenía un torrente de sentimientos que lo tenían muy confuso y perdido. No sabía lo que sentía, ni lo entendía. Al ver su respuesta, Nadezha suspiró, dándose cuenta de que era demasiado pronto para preguntarle algo tan importante.

— Por cierto, Sheldon ha dicho que tu novia apesta. — Y, entonces, Jackie soltó estas palabras.

Todos se quedaron boquiabiertos al oír eso, salvo Charlie, cuya cara de pura indiferencia cambió a una de muy mala leche y se levantó de golpe para golpearle a Sheldon, que pudo bajar los pies a la tierra, después de escuchar esa inesperada acusación.

— ¡Espera, espera! ¡Yo no he dicho nada de eso! — Le gritaba, mientras se levantaba para ponerse a huir. — ¡Oye, no me pegues! ¡Ayuda, socorro! —

Ni siquiera podría darse el lujo de estar aturdido por aquella acusación, porque Charlie le pilló antes de tiempo y empezó a estirazarla las orejas con todas sus fuerzas. Sheldon gritaba como si le estuvieran matando ahí mismo y con tal fuerza que le provocó dolores de cabeza a Nadezha, quién decidió intervenir y detener aquella pelea:

— ¡Detente Charlie! ¡Ese bobo ahora no ha dicho nada! — Eso le decía, pero éste no se detenía y seguía alargando las orejas de su presunto amigo.

— ¡¿Por qué has dicho eso!? — Le preguntó Vladimir a Jackie. Éste le respondió con una sonrisa angelical. — Es una prueba irrefutable de que siente algo por ella. — Vladimir se le quedó mirando, detrás de aquel rostro de angelito, veía cómo cuales fueron las verdaderas intenciones de Jackie para soltar esa frase.

A Nadezha le costó mucho tranquilizar a Charlie, a quién tuvo que separar a la fuerza de Sheldon. Después le preguntó a Jackie por qué dijo tal cosa.

— ¡Lo siento mucho, seguramente mis oídos lo oyeron mal, o algo así por el estilo! ¡Perdónenme, por favor! —

Eso fue su respuesta, con unas disculpas que no parecían muy sinceras, algo que Nadezha decidió ignorar y pasar por algo.

— En fin, supondré que sientes algo por esa chica, ya que tú correspondiste sus sentimientos. Eso espero. — Concluyó la albina, tras dar un suspiro.

A continuación, toda la sala quedó en silencio, nadie sabía qué decir o de qué hablar. Parecía como si ya hubieran dicho todo lo necesario. Aún así, Nadezha sentía que no tenían que terminar con ese tema, además de que no le gustaba el ambiente silencioso que tomó el lugar.

— ¡¿Y hay algo más o eso es todo!? — Así que ella continuó hablando. Charlie cruzó los brazos y se puso a pensar. Tras varios segundos en esa forma, recordó algo importante y lo dijo:

— Pues, tengo una cita con ella dentro de…— Se puso a contarlos con los dedos de las manos. —…cinco días. —

Salvo Jackie y Vladimir, los demás chicos empezaron a gritar como idiotas, mientras se tapaban desesperadamente los oídos para no oír esas palabras. Nadezha no lo pudo escuchar bien por culpa de ellos, así que les mando a callar y le pidió a Charlie que repitiera la respuesta. Cuando lo oyó, ésta fue su reacción:

— ¡¿Tan pronto!? — Gritó Nadezha exageradamente. Luego, añadió con mucha seriedad: — ¿¡Estarás bien!? Es tu primera cita. —

— Sí, supongo que estaré bien. — Le respondió indiferentemente, como si era algo que hacia todo los días y de poca importancia. Eso alertó mucho más a Nadezha, que soltó esto: — Pues yo no estoy muy segura, tengo la sensación de que lo arruinarás. —

— ¡¿Ah, de verdad!? — Comentó Charlie, sin cambiar de actitud. — No te preocupes, estaré bien. —

— Conociéndote,…— Tenía en mente aquel extraño comportamiento que mostraba Charlie varias veces, y que era totalmente impredecible y muy idiota. —…aunque sea por poco tiempo, seguramente harías muchísimas tonterías que arruinarían la cita. —

— Bueno, yo pienso igual que Nadezha. No estoy muy seguro de dejar en tus manos algo tan importante como una cita. — Intervino Jackie, que le dio la razón a la albina. Vladimir también dijo algo parecido. Nadie creía que él no fuera capaz de no fastidiar su primera cita.

— Pues espero que lo mandé todo a la mierda con sus tonterías y se quede sin novia…— Incluso algunos, como Sheldon, lo deseaban con todo su corazón. — Se lo merece por idiota, y por tenerla antes que yo. —

Charlie se lo tomó tan mal que le tiró unos caramelos a la cara con mucha precisión, quién se puso a lloriquear y a hacerse la víctima, mientras los dos Howards cogían rápidamente lo que tiró. Nadezha le hizo callar, mostrando su puño y poniendo su cara más aterradora. Luego, ella continuó hablando:

— En fin, no confiamos en ti y no estoy segura de dejarte solo en esto. Lo siento mucho, pero es la verdad. Como no quiero que esa chica se lleve una decepción con su primera cita, no puedo evitar meterme. Aún cuando creo que no debería meterme en tus asuntos, me es imposible no hacerlo. —

— ¡¿Qué dices!? No te entiendo, para nada. — Le replicó Charlie, que perdió rápidamente el hilo de la conversación.

— Para dejarlo claro, te ayudaremos con tu primera cita. —

Al decir estas palabras, todos dieron un grito de sorpresa. Ellos ya se dieron cuenta de que Nadezha le iba a ayudar, pero no se esperaban que decidiera meter a los demás en este asunto. Ella les preguntó, al ver esa reacción, si no querían hacerlo. Estas fueran sus respuestas:

— Sí, yo lo haré. Me ocuparé de tu ropa, haré que te vista de forma muy linda y a la moda. — Eso dijo Jackie, lleno de entusiasmo, porque quería poner en prueba su habilidad para escoger la ropa.

— Aunque esa chica…— Vladimir calló al momento, después de notar la cara de mala leche que puso Charlie. Luego, añadió: — De todos modos, también ayudaré, te daré varios consejos y mi experiencia. Soy un veterano, al fin y al cabo. — Eso último lo dijo, hinchando su pecho con orgullo.

— Bueno, nosotros haremos todos nuestros esfuerzos. — Tanto Persing como Patton también querían apoyar a su amigo. — Aunque no sabemos nada de citas ni de chicas. —

Y, entonces, el único que se opuso a participar era Sheldon, que soltó esto con muy mala leche:

— Ni una mierda, no voy a ayudarle. Quiero que fracase miserablemente, ¡¿cómo puede él tener novio y yo no!? ¡Es injusto! —

Todos se le quedaron mirando mal, observando como la envidia le estaba devorando a pasos agigantados.

— Realmente eres despreciable. — Añadió Nadezha, mirándolo con mucho asco. — Espero que jamás tengas novia. —

Sheldon intentó replicar esas palabras, pero se notaba el desprecio hacia su persona en el aire y cualquier cosa que él diría solo los harían saltar como leones.

Nadezha, al notar que no se atrevió a decir algo, mientras deseaba que ese chico empezara a cambiar para mejor pronto, decidió soltar esto:

— Ahora que lo pienso, lo mejor que ustedes tres pueden hacer es no es ayudar. — Los dos Howards le preguntaron desconcertados el porqué. — Vosotros debéis de observar la cita atentamente y aprender de ella. Seguro que es muy útil para vosotros en el futuro. — Luego, Nadezha se dirigió principalmente hacia Sheldon: — Si no quieres, no lo veas. Púdrete en tu envidia, si es eso lo que quieres. —

Sheldon quiso decir algo, pero no se atrevió. Patton y Persing le dieron la razón a Nadezha, porque sabían que no eran útiles realmente. Así es como el grupo, salvo uno, decidió ayudar a Charlie para que no fastidiara su cita.

FIN DE LA OCTAVA PARTE

 

 

 

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s